Deportes

"Yo odio la Eurocopa"

El segundo torneo más importante del fútbol mundial tiene también sus detractores. Una nota de la BBC muestra otro costado de la "fiesta" del fútbol europeo.

Por Vladimir Hernández / BBC Mundo

Están en Suiza, en Austria y hasta en internet. Son aquellos que sencillamente odian a la actual Eurocopa de 2008. Para estas personas no todo es goles o gambetas.

En algunos casos las largas celebraciones nocturnas sólo significan noches sin sueño, debido al ruido de los aficionados en las normalmente tranquilas calles suizas o austríacas.

Para otros, la Eurocopa les ha invadido todos los espacios de su vida -radio, televisión, Internet- lo que los llevó a decir ya basta.

Y finalmente están aquellos para quienes estos magnos torneos representan todo lo que está mal del mundo actual, por el exceso de comercialización y corporativismo.

¿Infierno escatológico?

"Soy un artista que vive en Viena y la verdad quedé en shock con lo que he visto que ha pasado con la escena cultural austríaca", indicó a BBC Mundo Karl Zombiemaus Kilian, creador de una grupo en Facebook, que no podía tener otro nombre: "Yo odio la Euro 2008". 

"Casi todas las instituciones culturales que conozco han hecho algo relacionado con la Eurocopa. Por ejemplo, durante el concierto de año nuevo de la Filarmónica de Viena presentaron un cortometraje sobre el torneo; en el Wiener Festwochen (el festival cultural más importante de la capital austríaca) repartieron bufandas de la selección nacional para los invitados; y hasta el Künsterhaus (el centro de exhibiciones más importante de la ciudad) tiene una muestra dedicada al fútbol", aseveró.

Decenas de personas se han suscrito al mencionado grupo en Facebook.

Deep, uno de ellos, dice en la pared del grupo que la Eurocopa "lo único que hará es dejar como chiqueros los centros históricos de las ciudades, que además quedarán llenas de orine por todo lados".

Fuera de la red, en las ciudades sedes en que ha estado BBC Mundo, ha sido posible constatar las palabras proféticas de Deep y el descontento que produce.

Algunas áreas, por ejemplo en Zurich, sobre todo las que están alrededor de las pantallas gigantes donde se ven los juegos, terminan siendo verdaderos infiernos escatológicos.

No obstante, a la mañana siguiente, los servicios municipales de limpieza han borrado cualquier rastro de lo sucedido la noche anterior, como si hubiesen utilizado el aparato para borrar memoria de los agentes K y J en la película "Hombres de Negro".

¿Cruzada anti-capitalista? 
 
La presencia de aficionados colapsa las ciudades y trastorna la rutina de los habitantes.
La Eurocopa también es objeto de críticas para aquellos para los que el torneo es la máxima expresión de la comercialización.

Las ciudades sedes están invadidas de publicidad alegórica a la competencia. Cada motivo, jugada o gol tiene el patrocinio de la marca tal o cual.

"En los supermercados hay papas fritas de fútbol, gaseosas edición especial de fútbol, salchichas especiales por el fútbol, pastelería por el fútbol, la pizza-fútbol, la ensalada-fútbol, el cereal para futbolistas, ¡no se salva nada!", indicó Karl Zombiemaus Kilian a BBC mundo.

Ante esta situación, en Zurich se lanzó una suerte de campaña "clandestina" que dejó más de un muro pintado con consignas de rechazo a la Euro 2008.

En rojo y con letras que no escapan a la vista, dichos graffiti (con la palabra Euro 08 tachada) pueden ser vistos alrededor del centro histórico de esta urbe suiza. Igualmente, en decenas de postes de la ciudad se aprecian numerosas calcomanías con mensajes de la misma índole.

Una de estas, por ejemplo, cuenta con el mensaje claramente irónico "UEFA: contentos de poder hacer dinero".

Especial críticas han surgido por la diferencia de precios entre los productos que se venden normalmente en los comercios y que son ofrecidos en las "zonas del fanático", es decir las áreas de pantalla gigante que establecieron los organizadores de la competencia.

En estos lugares una botella de agua o una cerveza, para citar dos casos, son vendidas con precios que están entre 30% y 35% por encima del que se fija en los locales comerciales corrientes.

Sin embargo, esta situación no ha detenidos a los miles de aficionados que suelen abarrotar los centros históricos o los estadios con motivo de la competencia.

La UEFA, por su parte, considera que el torneo -que costó unos 230 millones de euros a los organizadores- ha sido un éxito.

En cada estadio se felicita y agradece a los asistentes -mediante los altavoces- por haber logrado "un lleno total".

Fuera de esta alegría, no obstante, también están aquellos quienes no ven la hora de que la Eurocopa se acabe.

 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|21:14
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|21:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016