Enigmático organismo de más de 500 millones de años

Fue denominado Plexus ricei. Tenía forma de tubo curvado y residía en el suelo marino. Apareció en la historia evolutiva hace unos 575 millones de años.

Se ha presentado públicamente el hallazgo y análisis de un fósil de una extraña criatura que formó parte de la ya de por sí extraña biota de Ediacara, un conjunto de seres fosilizados los cuales constituyen el complejo más antiguo de organismos multicelulares que vivieron en los océanos de hace entre 575 y 542 millones de años, es decir, antes de la Explosión Cámbrica de aparición de nuevas especies, incluyendo la mayoría de los filos de animales. Estos organismos de Ediacara no tienen una relación de antepasados-descendientes con los animales cámbricos, y la mayoría de ellos se extinguió antes de la Explosión Cámbrica.

El organismo descubierto e investigado por Mary L. Droser, de la Universidad de California en la ciudad estadounidense de Riverside, Lucas V. Joel, ahora en la Universidad de Michigan en la ciudad estadounidense de Ann Arbor, y James G. Gehling, del Museo del Sur de Australia en Adelaida, ha recibido el nombre de Plexus ricei. Tenía forma de tubo curvado, y residía en el suelo marino. Los individuos de Plexus ricei tenían un tamaño que iba de los 5 a los 80 centímetros de largo, y de 5 a 20 milímetros de ancho. Junto con el resto de la biota de Ediacara, apareció en la historia evolutiva hace alrededor de 575 millones de años y desapareció del registro fósil hace unos 540 millones de años, justo hacia el momento de la Explosión Cámbrica.

El Plexus era distinto a los demás fósiles conocidos del Precámbrico. Las afinidades filogenéticas de este organismo son inciertas. Aparentemente, ya tenía simetría bilateral (hoy muy común en especies, incluyendo al Ser Humano), en una época cuando los seres con dicho tipo de simetría estaban apenas apareciendo en este planeta. Sin embargo, una falta de extremos anterior y posterior definidos hace difícil catalogarlo. Su aspecto, sin embargo, era similar al de un gusano platelminto moderno.

Los fósiles de Ediacara son extremadamente desconcertantes: No se parecen a ningún animal que viva hoy en día, y las relaciones evolutivas entre ellos mismos no se conocen demasiado bien.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

En Imágenes