Cinco muertos por inhalar monóxido de carbono

Una mujer, tres de sus hijos menores y la niñera de la familia fallecieron hoy como consecuencia de una intoxicación con monóxido de carbono, en su casa del barrio La Cerámica, en la zona noroeste de Rosario.

La pérdida de gas que desencadenó en los decesos se produjo en un calefón y provocó la intoxicación de las cinco personas que se encontraban en el interior de la vivienda, e incluso de la mascota del hogar, un gato, que también murió, según informó el sitio web Rosario3.com.

El hecho sucedió en una vivienda de un complejo habitacional ubicado en la calle Ghiraldo al 2000, de esta ciudad del sur santafesino.

Allí, luego de recibir un llamado de alerta, arribaron los bomberos y personal de la Brigada de Homicidios para investigar el caso, en el que interviene la comisaría 30ma de Rosario.

La madre de los pequeños, de 30 años, fue encontrada sin vida cerca de las 10.00 de la mañana, junto a su nena de 4 en la bañera, donde se habrían estado bañando.

Los demás niños fallecidos tenían 2 y 8 años, mientras que la otra víctima, una adolescente que trabajaba allí como niñera, tenía 15 años, de acuerdo con lo señalado por las fuentes.

Según indicaron luego efectivos de bomberos y de la Policía, los habitantes de la finca murieron asfixiados por emanación de mónoxido de carbono.

Mientras tanto, el juzgado correccional de turno interviene en la causa y los cuerpos fueron trasladados a Instituto Médico Legal de Rosario, donde se procederá con la autopsia de los mismos.

El monóxido de carbono es generado por la combustión incompleta del carbono y al ser inhalado en niveles elevados puede causar lesiones irreversibles al sistema nervioso central, e incluso la muerte por envenenamiento, riesgo que solo la prevención puede evitar.

El monóxido de carbono es considerado como un "enemigo invisible" porque no tiene olor, no tiene color y no es irritativo.

Además, se puede producir cuando se queman combustibles como la leña, el carbón, las naftas, kerosene, gas y todo producto derivado del petróleo, -por lo general- en lugares con escasa o ninguna ventilación y también con el encendido de los motores de vehículos en lugares cerrados.

La intoxicación con este gas, que en un primer momento produce sueño, puede manifestarse como fuertes dolores de cabeza, náuseas, vómitos, zumbidos de oídos, impotencia muscular, somnolencia.

En caso de que la exposición sea prolongada, se acentúa la tendencia al sueño y se produce parálisis de los músculos torácicos y laríngeos impidiendo que la persona intoxicada pueda pedir ayuda, luego sobreviene la pérdida de conocimiento y finalmente la muerte.

El monóxido de carbono inhalado se acumula en los alvéolos pulmonares y pasa a la hemoglobina formando un compuesto denominado carboxihemoglobina, que impide el ingreso de oxígeno a los tejidos y puede producir lesiones graves incluso la muerte por asfixia, ya que tiene 250 veces más afinidad con la hemoglobina que el oxígeno.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 23:56
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 23:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial