Iba a visitar la tumba de su padre y lo mataron para robarle auto

El hecho ocurrió en la localidad bonaerense. El empleado del Correo Argentino se resistió al asalto y recibió como respuesta un balazo. Los dos delincuentes se fugaron en el auto, el cual fue abandonado después. La víctima fue internada pero no resistió la operación.

Un empleado del Correo Argentino fue asesinado de un balazo cuando iba al cementerio de la localidad bonaerense de Rafael Calzada a visitar la tumba de su padre en su día y a se resistió al robo de su auto, informaron hoy fuentes policiales.

Según los investigadores, los dos delincuentes que cometieron el asalto, aún prófugos, escaparon con el vehículo de la víctima aunque más tarde lo abandonaron en el partido de Florencio Varela.

Fuentes policiales informaron a Télam que el hecho ocurrió ayer al mediodía en la calle San Luis, esquina España, frente al paredón del cementerio de Rafael Calzada, en del partido de Almirante Brown, al sur del conurbano.   

Hasta allí se dirigió un hombre, identificado por la policía como Héctor Torres, empleado del Correo Argentino, quien iba a visitar la tumba de su padre en su día.

Las fuentes policiales indicaron que Torres había salido de su casa a bordo de su automóvil Renault 19 rumbo al cementerio pero antes de ingresar al predio fue abordado por dos delincuentes armados con fines de robo.

"Nuestro padre murió hace dos años y medio. También habíamos perdido a mi madre hacía un año y medio así que él fue a llevarles una flores pero ni siquiera llegó al cementerio", contó hoy a la prensa Angel, uno de los hermanos de Torres.

Un jefe policial que participa de la investigación dijo a Télam que los asaltantes le cortaron el paso a la víctima y que uno de ellos le apuntó con un revólver y le exigió la entrega de su vehículo, por lo que el hombre descendió del auto.

Según Angel, en ese momento, Torres se resistió y forcejeó con uno de los ladrones, pero el otro le disparó a su hermano un balazo que le impactó en una de sus piernas.   

Tras la agresión, los delincuentes huyeron con el automóvil de su víctima y el empleado del correo quedó herido y tendido en el pavimento, dijeron los informantes.

A pesar de las heridas, el empleado de correos pidió auxilio en una parrilla ubicada a los pocos metros, desde donde lo trasladaron al Hospital Oñativia. 

"Cuando lo llevaron al hospital llegó semiinconsciente. Lo reanimaron y hasta pudo hablar con el cirujano. Cuando lo iban a operar, él, como cristiano, le dijo que estaba en manos de Dios pero no resistió la operación", relató Angel.

El vocero policial consultado explicó que Torres murió mientras era intervenido quirúrgicamente como consecuencia de un problema cardíaco que ya padecía. 

Tras la muerte de Torres, intervino el personal de la comisaría 5ta. de Almirante Brown, que comenzó a buscar a los delincuentes.

Según las fuentes, el auto de la víctima fue hallado horas después del crimen en la vecina Florencio Varela, donde los peritos de la Policía Científica levantaron rastros en busca de pistas de los delincuentes.

En tanto, Angel, su otro hermano, Luis, y la viuda de Torres, Gladys, pidieron Justicia por lo ocurrido frente a la casa de la víctima, en la que el matrimonio vivía con sus dos hijas.

"Se destruyó una familia. Era un hombre que trabajaba sin cansancio. No faltaba nunca, hasta enfermo iba a trabajar al correo. Así los 34 años que estuvo allí", recordó Angel.

"Era un hombre que no le debía nada a nadie y no hay explicación, no se entiende", agregó.

"La indignación que tenemos es tan grande porque él hacía el bien para todo el barrio, para todo la comunidad cristiana evangélica a la que pertenecemos. Ayudaba siempre, daba una mano cuando podía, con su auto", expresó Juan.

"Era un vecino ejemplar. No debía ni un solo impuesto. Era intachable. Y ahora, por una bala, se pierde una vida tan importante. Quisiéramos que haya Justicia", agregó el hombre mientras sujetaba del brazo a Gladys.

"La verdad que no estamos preparados para algo así. Queremos Justicia. Era un esposo muy, bien, un buen padre. No tengo más  palabras", alcanzó a decir la mujer en medio del llanto.
Opiniones (1)
19 de agosto de 2017 | 06:33
2
ERROR
19 de agosto de 2017 | 06:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No hay otra nos matan y pena de muerte, qui{en quita la vida debe ser ejecutado no se lo puede condenar a 5 o 10 años. Cada lacra que ejecutemos le cuesta centavos al estado en cambio en estos momentos tenemos que pagarles alimento y estadía en las carceles con nuestros impuestos. Japon es un país serio que esperamos para hacerlo.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial