Una gran novedad para los fanáticos de la ciencia ficción

Iris es el lugar que el boliviano Edmundo Paz Soldán creó para contar una excelente historia. Un mundo absolutamente distinto pero muy familiar.

Iris es el título de la novela de Edmundo Paz Soldán que Alfaguara acaba de publicar y que es, para qué andar con rodeos, excelente.

En una zona contaminada llamada Iris existe un Perímetro que determina el adentro y el afuera. En ese lugar, los hanz son la fuerza de seguridad de SaintRei, en manos de quienes está el cuidado de la seguridad y el control.

El enemigo invisible pero al que responde una guerrilla urbana (que en la ciudad realiza atentados y en las zonas desérticas ataques más militares) es Orwelen, un líder escurridizo y muy inteligente, tanto que por momentos tiene la forma de una leyenda antes que la de un ser de carne y hueso.

En ese escenario, Paz Soldán ha construido una compleja trama de relaciones entre los humanos y los artificiales (personas a las que los médicos de SaintRei recuperan pero son sesenta por ciento máquina), llena de secretos personales, infiltrados que responden a Orwelen, irisinos sumisos y rebeldes, excesos de parte de los comandantes y los hanz, drogas, muchas drogas sintéticas, algunas legales (que potencian la agresividad) entregadas a los hanz por los médicos y otras ilegales (que hermanan al consumidor con el mundo) que se consiguen fácilmente, y alucinógenos naturales que están en la raíz de una religión.

En ese marco, los temores se mezclan y exacerban todas las reacciones.

La novela de Paz Soldán, ya lo dijimos más arriba, es excelente. No sólo porque se sostiene con una trama en la que se combinan los elementos más representativos del género, con la presencia de mutaciones genéticas de plantas y animales en un mundo absolutamente distinto al que conocemos pero familiar por donde se lo vea, sino también porque incorpora mucho del hipotético idioma que se hablaría en Iris en el tiempo en el que transcurre la historia.

Una suerte de spanglish recorre la novela, mezclado con recortes de palabras y uniones que sintetizan expresiones.

El universo que construye Paz Soldán en Iris no sólo se compone de paisajes urbanos derruidos y caóticos y minas que son explotadas usando una cuasiesclavitud, sino también de un tejido social complejo, en el que lo mitos, las leyendas, las religiones y los miedos forman un cóctel impredecible.

La ciencia ficción está de fiesta con Iris.

Alejandro Frias

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:41
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic