Los egoístas y la función de la poesía

Llamado a la concordia dirigido a los cagatintas para que dejen de adjudicarse misiones sublimes. "Pongansé a escribir, carajo", es el imperativo amigable.

La semana pasada, a propósito de un artículo sobre poesía militante, se disparó un debate que sumó un par de capítulos en este medio.

Hoy, echándole más leña al fuego de la hoguera de las vanidades de estas tierras, publicamos Poetas eran los de antes, la más reciente entrada del blog http://www.payadorincorrecto.blogspot.com.ar/, el sitio desde el cual el Payador Incorrecto agita el avispero mendocino.

 Que los disfruten... o no tanto.

Poetas eran los de antes

Antes de confesar un siestero, el payador vuelve con el recuerdo a la infancia y llama a los escritores a la concordia.


Allá en el campo hace añares
cuando yo era un gurí,
y un sabandija sin ley,
ser pueta era un honor,
el payador era un rey.

Llegaban los guitarreros
cansaos de tanta juerga
y volvían a calentar
el pico templaban cuerdas.

Nosotros, que éramos chicos,
no entendíamos mucho nada,
era ver a nuestros padres
felices la gran ganancia.

Porque el pueta llenaba
el aire con mil ricuerdos,
con tristezas y bellezas,
ilusiones, enseñanzas,
y hasta con algo de humor…
los tatas se emocionaban.

Cómo han cambiao los tiempos,
ahura los poetas andan
cada uno por su lao
haciéndose los gallitos,
los cultos y refinaos.

Que si jui a este congreso,
que si jui a tal festival…
organizan recitales,
talleres, cursos y clínicas
y forman grupos cerraos
como culos de gallinas.

Cada cual con su quiosquito,
cada cual con su proyeto,
se relojean de lejos
y se sobran entre ellos
o se inoran muy parejo.

Parece que han olvidao
la función de la puesía,
del canto y del arte toda,
que es romper toda frontera
entre los seres humanos,
abrir el pecho y el cielo
y no andar acaparando
ni discutiendo miserias,
que el mundo, si lo olvidaron,
sigue esperando allá ajuera.

Llamo entonce y ahura mesmo
a todos los cagatintas
que se creen los mejores,
los más cultos o más friquis
a que haya por fin concordia.

Basta ya de ajudicarse
tal o cual misión sublime,
pongansé a escribir, carajo,
y dejen los mentideros
pelaos como escobajo.

Ya sé que pido muy mucho:
acartonaos habrá siempre
y egocéntricos también,
seguro que esas dos clases
de escritores previsibles
desoirán este pedido,
hay gente que nunca apriende
porque anda muy priocupada
hurgueteándose el ombligo.

Ya me despido, soy criollo,
aficionao a la siesta:
me voy a tirar un rato
hasta que venga mi china,
tibiecita, como siempre,
a dispertarme pa hacer
de un güen sueño güena fiesta.

 

Fuente: http://www.payadorincorrecto.blogspot.com.ar/

En Imágenes