Deportes

Una crisis de identidad manda a la F1 al diván

El nuevo reglamento no gusta a todos y pilotos e ingenieros se quejan del poco ruido de los motores y de la lentitud de los coches.

El camino hacia el circuito de Bahréin por la noche es algo pintoresco. Las bombillas colgadas de las palmeras iluminan las calles en el desierto y anuncian la llegada del brillante mundo de la Fórmula 1, pero no todos son destellos en la clase reina del motor, azotada estos días por una crisis de identidad.

El nuevo reglamento y la revolución tecnológica que implicó no gusta a todos y pilotos e ingenieros se quejan del poco ruido de los motores y de la lentitud de los coches. Además, los altos costes de la competición suponen un quebradero de cabeza para los dirigentes de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que se reunirán la próxima semana en busca de soluciones para evitar el colapso económico.

"La Fórmula 1 tiene que ser emoción. Tiene que tratarse del hombre y la máquina, que vayan al máximo en cada vuelta", se quejó hoy en el Gran Premio de Bahréin el diseñador jefe de la escudería Red Bull, Adrian Newey.

 El británico señaló que la introducción de motores híbridos y del límite de gasolina es "cuestionable", uniéndose a unas críticas que no dejan de ganar simpatizantes. Como el español Fernando Alonso.

"Me gustan los coches rápidos", sintetizó el doble campeón del mundo en una entrevista publicada hoy por el diario "As". "No es un problema de emociones, sino que probablemente los coches son demasiado lentos", añadió el piloto de Ferrari.

"Es verdad, y entendible, que la afición no esté contenta con las dos primeras carreras, no hemos transmitido un buen espectáculo (...) Echamos de menos un gran premio emocionante, pero confío en que llegue pronto".

La Fórmula 1 tiene que ser emoción. Tiene que tratarse del hombre y la máquina, que vayan al máximo en cada vuelta", se quejó hoy en el Gran Premio de Bahréin el diseñador jefe de la escudería Red Bull, Adrian Newey.

El próximo viernes puede ser un punto y aparte en la búsqueda de soluciones. El Consejo Mundial de la FIA se reunirá en Marrakech para debatir sobre posibles reformas.

Una de ellas será el nuevo límite de gasolina de los nuevos motores, contra los que disparó Red Bull por medio de Newey y de Sebastian Vettel, cuatro veces campeón del mundo y que además calificó el ruido de los bólidos como un "aspirador".

Incluso el dueño de los derechos comerciales de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, criticó el sonido de los nuevos motores turbo. "Debemos ver si existe una posibilidad de que los coches suenen de nuevo como coches de carreras", dijo Ecclestone durante el Gran Premio de Australia.

Es una locura que algunos equipos tengan 800 personas y destinen 300 millones de euros para que dos coches corran 40.000 kilómetros", añadió en una entrevista con la revista "Auto, Motor und Sport".

El ex piloto Niki Lauda es de la minoría que aplaudió los cambios: "Con los nuevos coches y los nuevos motores tenemos una Fórmula 1 que piensa en el futuro".

"Lo veo desde un punto de vista pragmático: la Fórmula 1 tiene ahora seis cilindros en vez de ocho", añadió el austríaco.

La preocupación no viene sólo por parte de las escuderías. El mejor producto del mundo del motor está amenazado por bajas cuotas de pantalla y por problemas como la protección del medio ambiente o la crisis económica, advirtió el presidente de la FIA, Jean Todt.

El francés, sin embargo, también tiene que lidiar con el otro gran enemigo de la Fórmula 1: la crisis. Sólo algunos equipos no tienen preocupaciones económicas. Las otras escuderías viven, más o menos, con lo mínimo.

"El gran problema de la Fórmula 1 son los elevados costos. Tenemos que reducirlos", dijo en Bahréin Todt, que quiere establecer un límite de 150 millones de euros (206 millones de dólares) por temporada para cada equipo. La medida podría entrar en vigor el próximo año.

"Es una locura que algunos equipos tengan 800 personas y destinen 300 millones de euros para que dos coches corran 40.000 kilómetros", añadió en una entrevista con la revista "Auto, Motor und Sport".

"Los que tienen los derechos y los equipos tiene hasta el 30 de junio para pensar cómo reducimos costes", dijo Todt, que tiene previsto reunirse en Bahréin con Ecclestone y el presidente de Ferrari, Luca di Montezemolo, para debatir el futuro de su deporte

Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|01:31
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|01:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic