Pidieron 12 años para el policía que mató a Jonathan Oros

Se esperaba sentencia, pero no pudo ser. Sólo se produjeron los alegatos de la fiscalía, los querellantes y la defensa, para quien el uniformado actuó para defender su vida y la de sus compañeros. La fiscalía pidió cuatro años de prisión por homicidio en exceso de legítima defensa. Los querellantes solicitaron homicidio simple agravado por el uso de arma  por lo que podrían caber 12 años de prisión al policía Claudio Vaca.

El público presente en la sala de la Séptima Cámara del Crimen, los familiares de Jonathan Oros, los abogados querellantes, de la fiscalía y de la defensa, el acusado Claudio Vaca (que no estuvo en la sala sino en una oficina contigua), todos ellos esperaban hoy el dictado de una sentencia, sin embargo deberán esperar un poco más ya que ésta recién se dará el próximo martes, cuando el juicio vea su reanudación luego del cuarto intermedio dictado hoy.

La jornada, que comenzó alrededor de las 9, se extendió por poco más de tres horas en donde las partes dieron sus respectivos alegatos. El primer turno fue para la fiscal Susana García que, tal como se esperaba, decidió mantener la calificación de homicidio cometido en exceso intensivo de legítima defensa para el oficial Claudio Vaca, quien se encuentra imputado pro darle muerte a Jonathan Oros en la mañana del 7 de enero de 2007 en el interior de la comisaría 33 del barrio San Martín.

La calificación que mantuvo García prevé una condena que va desde los seis meses hasta los cinco años de prisión.

En segundo turno, los abogados querellantes, primero Carlos Varela Álvarez y posteriormente Pablo Salinas, expusieron sus alegatos. Varela Álvarez se centró brindando un resumen de lo que había sido el juicio, de los testimonios de los testigos y principalmente en el de Cristian Darío Cifuentes, uno de los vecinos que fue testigo presencial de los hechos que ocurrieron aquel 7 de enero.

En su declaración durante el juicio, Cifuentes declaró haber visto como el agente Vaca le disparaba a quemarropa a Oros frente al hall de entrada de la comisaría y luego lo arrastraba hacia el interior de la dependencia mientras otro joven escapaba corriendo en a toda prisa del lugar. Sin embargo, esa declaración no coincide con la dada ante el fiscal Correa Llano, en la que dijo haber afirmado como Vaca le apuntaba a Oros pero no como le disparaba, y esa contradicción sería retomada por la defensa cuando fuera su turno de alegar en defensa de Vaca.

La querella, a diferencia de la fiscalía decidió levantar la apuesta y al cerrar sus alegatos, pidieron la calificación de Homicidio simple agravado por el uso de arma  de fuego. Para solicitar esa calificación, Salinas y Lavado tuvieron en cuenta que se trata de un efectivo policial y que el momento del hecho, habían presentes cuatro efectivos policiales y que los dos que forcejearon con Oros, eran de contextura física más grande por lo que presumen que lo podrían haber reducido sin necesidad de dispararle. A eso se le suma que Oros presentaba un estado de ebriedad al momento del hecho.
Debido a todos esos factores, los abogados querellantes pidieron una pena de doce años para Vaca.

Dos o tres tiros

La última en dar su cierre fue la defensora Ana Granados. La abogada afirmó no estar en desacuerdo con la causa de la muerte de Oros, ni tampoco con el hecho de que haya sido Vaca el autor de los disparos que acabaron con la vida del joven de 18 años.

Sin embargo, sí se mostró en desacuerdo con las calificaciones pedidas por la parte acusadora. Y es que para la defensa, el oficial actuó en defensa de su vida y en defensa de la vida de sus compañeros.

Sin embargo, Granados, explicó que si bien no tiene influencia en la decisión, no fueron tres los disparos que impactaron en Oros sino dos. Vale recordar que el cuerpo del joven presentaba tres orificios de bala.

Granados explicó que la primera bala, que ingresó por el pecho del joven afectó todos órganos blandos por lo que al salir del cuerpo, rebotó en un baldozón e ingresó con la misma fuerza por el muslo y de esta manera lo hirió por segunda vez.

En tanto que la segunda bala fue la que, según la defensa, terminó de reducir al joven y que ingresó por el tobillo. Granados se apoyó en esa teoría en el hecho de que se habrían encontrado sólo dos vainas de 9 milímetros en la comisaría, según explicó la defensa.

En tanto que intentó refutar la declaración de Cifuentes y lo acusó de mentir, explicando que es imposible que centre su atención en el joven que se fue corriendo y al mismo tiempo lo haya visto a Vaca junto a Oros.

Debido a estas causas, la defensora afirmó que Vaca actuó en legítima defensa de su vida y de sus compañeros.

Cómo sigue

El juicio pasó a cuarto intermedio hasta el próximo martes a las 11, en donde está previsto que se dicte la sentencia. Vale recordar que el lunes 16 es feriado, por ello la reanudación será recién el día martes.
Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 02:57
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 02:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial