El eterno reconocimiento a Benedicto Ortiz

El sábado quedó inaugurado el monumento a en homenaje a quien fue víctima de la represión del 30 de marzo de 1982.

El sábado 29 de marzo, pasada la hora 18, en calle Pedro Molina, entre Mitre y Patricias Mendocinas de ciudad, se llevó a cabo el acto homenaje y descubrimiento del monumento que recordará de ahora en más a quien recibiera un disparo a manos de las fuerzas de la dictadura el 30 de marzo de 1982, mientras cargaba la bandera del Sindicato Obrero y el petrolero (AOMA), motivo por el cual perdería la vida tres días más tarde en el Hospital Central de Mendoza, acompañado de un triste informe médico que establecía “muerte por neumonía”. José Benedicto Ortiz integraba una movilización pacífica junto a dirigentes políticos y sociales, jubilados, madres de desaparecidos y estudiantes, cuyo objetivo era el de entregar un pedido de “Paz, Pan y Trabajo” al entonces gobernador de la provincia, Bonifacio Cejuela.

Aquella tarde, Benedito Ortiz, entonces secretario general de AOMA, de 53 años, caminaba junto a Mario Zaffora, de la CGT Brasil, al frente de la movilización rumbo a Casa de Gobierno. Habían comenzado a marchar desde la Plaza Independencia por calle Mitre, hasta que en la intersección con calle Pedro Molina se encontraron con un pelotón de las fuerzas de seguridad de aquella nefasta época, quienes ordenaron mediante amedrentación cargada de fusiles, alzar las manos a los manifestantes; orden que cumplieron sin resistencia, dando inicio al canto del Himno Nacional Argentino. El oíd mortales de los manifestantes estalló junto a una ráfaga de disparos de parte de las fuerzas. Benedivto Ortiz cayó junto a la bandera que portaba. Desde entonces transcurrieron 32 años aguardando su respectivo reconocimiento y valoración de un acto que marcó la historia de la lucha obrera y de la democracia, entre el pasado y el ahora.

Autoridades provinciales y nacionales estuvieron presentes en el acto: gobernador de la provincia de Mendoza, Francisco Pérez; los diputados nacionales Dante González, Guillermo Carmona y Anabel Fernández Sagasti; Mario Adaro (Suprema Corte de Justicia de Mendoza); la directora general de Escuelas de la provincia de Mendoza, María Inés Abrile de Vollmer; los ministros Rodolfo Lafalla (Ministerio de Trabajo, Justicia y Gobierno), Cristian Bassin (Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos), Marcelo Costa (Ministerio de Hacienda), Javier Espina (Ministerio de Turismo), Diego Martínez Palau (Ministerio de Vías y Medios de Transporte), Marizul Ibáñez (Ministerio de Cultura) y Guillermo Elizalde (Ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales), además de organismos de derechos humanos, familiares de Benedicto Ortiz, integrantes del Movimiento Obrero y Petrolero, familiares de detenidos y desaparecidos durante el gobierno militar y público en general.

Se agradeció durante la ceremonia a quienes participaron en la iniciativa del homenaje: el vicegobernador de la provincia, Carlos Ciurca, y los diputados provinciales Claudio Díaz, Marina Femenía, Lucas Ilardo, Sonia Carmona, Gustavo Arenas y Jorge Tanús, entre otros.

El nieto de Benedicto Ortiz, Alexis Videau, enfatizó durante su discurso: “En representación de mi familia, me enorgullece estar brindándoles estas sinceras palabras. Estoy orgulloso de que en la historia de Mendoza no quede sólo una huella de genocidas. El precio de su muerte [por Benedicto Ortiz) fue el camino a la democracia”.

Para revindicar el motivo de este reconocimiento, es necesario destacar, además, las palabras de quien estaba cerca de Benedicto el día de los hechos, Juan Carlos Quaglini, quien recibió también un disparo de arma de fuego en la rodilla izquierda y debió ser sacado a escondidas, tapado con diarios, por amigos, en un camión, rumbo a la provincia de San Luis y desde allí a la provincia de La Pampa, para no ser capturado. “Aquel 30 de marzo no fue una manifestación espontánea, sino que se venía organizando en todo el país. Quienes estábamos en aquel momento éramos estudiantes, dirigentes sindicales. En los días previos, en la organización de esa marcha, me había tocado estar al lado de José Benedicto Ortiz, hombre de pocas palabras, pero bien claro en lo que quería. Nosotros éramos estudiantes universitarios, revoltosos. Entonces tenían miedo de que se nos fuese un poco la mano y no respetáramos los principios “Paz, Pan y Trabajo”. Es así que nos reunimos en la Plaza Independencia a las tres o cuatro de la tarde y comenzamos a caminar, estudiantes, Madres de Plaza de Mayo, gremialistas, todos en primera fila, pacíficamente. Tranquilamente vinimos caminando. Cincuenta metros antes de llegar a esta intersección nos dan la voz de “alto”, paramos. Ejército y Gendarmería en posición de tiro en esta esquina (Pedro Molina y Mitre), nuestra única defensa era levantar las manos y cantar el Himno Nacional. Eso fue lo que hicimos, nos respondieron con balas”. “Uno más joven, uno más rápido reaccionó y José Benedicto Ortiz es una víctima de la democracia que tenemos hoy, se la tenemos que agradecer también a él, porque quienes estaban en ese momento en el gobierno y dieron esa orden, después esta democracia les permitió ser diputados, senadores. Por eso no tenemos que olvidar esos hechos”, cerró Quaglini.

El diputado nacional Dante González, por su parte, expresó: “Quizás es hasta expresivo lo que ustedes puedan imaginar en cuanto al sentimiento del Movimiento Obrero al haber llegado este momento. Durante muchos años hemos venido pidiendo este reconocimiento al compañero José Benedicto Ortiz. Por distintos motivos que hoy no valen la pena recordar, pero si reconocer, hoy reconocemos. José quería libertad, hoy la vivimos. Por lo tanto, somos todos responsables de custodiarla y de hacerla crecer. Habrán unos pocos que se beneficiaron con mucho en ese momento. No somos nosotros, seguro que no. Por eso es importante el posicionamiento en la mente, en la convicción de todos y cada uno de nosotros, quienes queremos una Argentina en paz, una Argentina en democracia y en eso el Movimiento Obrero siempre estuvo presente. Defendamos Argentina libre, defendamos la democracia”.

Seguidamente habló el primer mandatario provincial, el gobernador Francisco Paco Pérez. Recordó los sucesos de ese día donde perdiera la vida el dirigente gremialista, especificó abiertamente el rumbo del reconocimiento hecho monumento en la actualidad, las particularidades del inicio de gestión para su realización y remató su discurso de manera esporádica al decir: “La memoria no es un asunto del pasado, es una plataforma en donde se legitiman los proyectos políticos y sociales del presente”. También recordó a los heridos de aquel triste 30 de marzo durante la marcha: Ricardo José García, Bruno Antinori, Raúl Aldo González, Juan Enzo Ortiz y Héctor Mairán. Luego, el gobernador procedió a entregar a la señora Blanca Cristina Villegas, viuda de José Benedicto Ortiz, una réplica de la Bandera de los Andes y un subsidio económico, por única vez, en carácter de Reparación Histórica por la muerte de su esposo en la lucha por la recuperación de la democracia. El final del acto llegó con el descubrimiento de la escultura representativa de la lucha de Benedito Ortiz, realizada por el gran artista Daniel Gimenez, cuya figura representa a un minero emergiendo de las piedras.

Una vez finalizado el acto, accedimos a las palabras exclusivas del gobernador de la provincia de Mendoza sobre el significado de dicho monumento y las declaraciones del secretario general de AOMA, Juan Carlos Ortiz, y Blanca Villegas de Ortiz, viuda de Benedicto.

- Satisfacción personal, por lo visto, por este homenaje a un trabajador y luchador.

- Sí, uno de los tantos argentinos que dio su vida por la democracia, y me parece que el Estado un poco demoró, seguramente. Pero tenía que brindar este sencillo, humilde homenaje, a través de este símbolo que va a quedar para el resto de la historia de Mendoza, como que Benedicto fue el que encabezó esa marcha por la democracia en Mendoza.

- Gestión con muchos reconocimientos por la Memoria en la última semana en la provincia de Mendoza. Recientemente mencionaba Ud. el homenaje a Paco Urondo y la Declaración de Lugar Histórico de la Memoria al D2.

- Entendemos que un pueblo sin memoria no tiene destino, y la memoria no la evidenciamos solamente como un asunto del pasado, sino como una base de legitimación de los proyectos sociales y políticos de una sociedad que se digna de una construcción solidaria, con futuro, organizada. Me parece que si queremos construir el sueño de la patria grande, tenemos que comenzar por reconocer nuestro pasado, asumirlo y construir en esa base del pasado, el futuro que todos queremos.

Juan Carlos Ortiz, secretario general de AOMA, decía lo siguiente: “Para nosotros es un hecho histórico, esto lo veníamos pidiendo desde la época de Mario Zaffora, hace 20 años, y los sucesivos gobiernos nunca nos dieron cabida al reclamo nuestro, pero hoy, gracias a Dios, con Francisco Pérez lo hemos logrado, y ha sido muy emocionante el acto. Muy bonito el monumento y gracias a Dios se pudo concretar.

La vida, ese espacio de existencia donde perduramos hasta que nos marchamos de ella, suele darnos señales, a veces, para bien o para mal. El hombre suele tener premoniciones sobre los sucesos venideros por los cuales deberá atravesar, ya sea final o comienzo de una página por escribir en cualquier forma o instancia. José Benedicto Ortiz tuvo una premonición que no pudo develar aquella tarde en que lo alcanzó una bala de la infamia. En las palabras de su esposa, Blanca Villegas, está el pálpito que el mártir de la democracia no pudo interpretar y que hoy es una luz altiva de lucha y entrega para el pueblo todo y sus camaradas obreros.

“Estoy muy agradecida. Después de 32 años no esperaba semejante cosa. Se lo merecía él. Qué más puedo decir, acordarme de muchas palabras que él me decía cuando se iba a venir a la concentración. Me dijo: 'No despertés a mi hijo, no lo despertés. Prende la radio a las cinco y media y te vas a enterar lo que va a pasar'. Fueron sus últimas palabras. Estoy tan emocionada que no sé qué decir”, señaló Blanca Villegas mientras que por sus ojos nacían brillos de nostalgia y memoria por la acción de su compañero, ahora eternizado en el monumento que se erige desde una página del presente, cuyo destino es la infinita estadía en el pueblo y entre la democracia por la cual apagó sus latidos al entregar su corazón y existencia.

Lucio Albirosa

¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|18:11
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|18:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016