A los 81 años falleció el "Negro" Julio Castillo

Periodista, personaje de la bohemia mendocina, gran promotor de las manifestaciones culturales locales, dejó de existir el sábado.

El sábado, luego de varios años de sufrir Parkinson y de residir en un geriátrico, falleció a los 81 años el Negro Julio Castillo, uno de los personajes más importantes del arte, la literatura y la cultura en general de Mendoza.

El Negro Castillo era el dueño del recordado Pantagruel, lugar en el que le dio de comer a más de un artista o escritor en las noches de la bohemia mendocina, y también fue el fundador de la galería Bitácora, un espacio en el que las artes mendocinas tuvieron su lugar.

También trabajó como periodista, y uno de los últimos espacios en los que desempeñó esta tarea fue el suplemento cultural del diario Los Andes.

Animador cultural permanente, fue amigo de muchos de los hombres y mujeres que marcaron el rumbo del arte y la literatura de los 60 en adelante.

Incluso, fue el creador de Cúneo o la inmolación de la poesía, una obra de teatro dedicada al poeta Víctor Hugo Cúneo, quien se inmoló en la plaza Independencia.

Mendoza pierde con el Negro Julio Castillo uno de los hombres que más hizo por la cultura de la provincia. Sus restos fueron cremados el domingo, en una ceremonia íntima.

Palabras llenas de poesía del Negro para Lila Levinson en uno de sus cumpleaños

Querida Lila: Tu vida es todo ese mensaje y mucho más. Un ejemplo que late. Después de haber volado por sobre las ramas de los álamos, llegaste a la cumbre. Lugar ignoto para la mayoría y donde muy pocos pueden hacer tocar la campana. Una brisa con perfume de mar y otra con olor a jarilla trajo tus hijos. Alborozada los llevaste a tu regazo y esparciste en ellos la tibieza materna. Caminaste de un lado de la calle para poner tu inteligencia al servicio de los demás. Por el otro desparramaste estrellas de cariño y afecto. Este cumpleaños te hace caminar por una arboleda iluminada por la dignidad. Eres un ser que no tuvo mezquindades frente a los desencuentros. Por eso tu cumpleaños tiene un encuentro con la lluvia y las flores. Negro Julio Castillo

La despedida de Lila Levinson a su amigo

Ah, qué Negro ladino, se fue como quiso vivir, como lo hacen los verdaderos que son grandes. En silencio, con la humildad de siempre. Sin dejar que nadie le rindiera el más grande de los homenajes como merecía. Seguro que se estará riendo de esta última picardía que nos hizo, con su fina ironía, con la filosofía de vida que sus genes le dieron. Un hombre inteligentísimo, generoso, irónico, observador de las personalidades de los demás. Nada se le escapaba, sabía del interesado, del talentoso, del que con dignidad no pedía nada. A él sólo le importaba ayudar sin recibir nada más que la gran satisfacción de haber tenido la suficiente intuición de ayudar al artista que más lo necesitaba. Por ello daba todo. Viajó por el mundo, conoció otras culturas que lo hicieron aún más humilde y sabio. Charlar con él era abrir un libro con sonido de palabras cultas y profundas. He reiterado muchas veces como un latiguillo: “Gracias a la vida por todo lo que me da y me sigue dando". Por sobre todo “Gracias” a la vida que me permitió tener un “hermano” como el Negro, que me hizo reír, emocionar, divertir, llorar. Ahora fue su turno, el nuestro sólo Dios sabe cuándo será para estar abrazados, riéndonos de los prejuicios, de las envidias y de bailar con los Ángeles. Chau Negrito, hasta pronto.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|17:02
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|17:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016