Los beneficios más sorprendentes del running en nuestra salud

Comprobación cientifica confirma que correr es bueno para la salud y los sorprendentes beneficios que aporta y no conociamos.

Una selección de los diez estudios científicos más sorprendentes acerca de la influencia que tiene el running sobre nuestro organismo.

1. Mejora y ayuda a crecer los cartílagos

Hasta ahora se pensaba que correr era malo para las rodillas y perjudicaba los cartílagos desgastándolos prematuramente por el roce. Sin embargo, un estudio realizado en Australia, en la Universidad Monash, concluye que aquellas personas que corrían regularmente incrementaban la producción de cartílago con respecto a aquéllas que eran sedentarias, protegiéndolas así de la tan temida artritis.

2. Los corredores tienen un oído más fino

La Universidad de Bellarmine realizó un estudio sobre un grupo de mujeres corredoras y encontró que quienes estaban en forma por practicar jogging regularmente tenían un oído más fino en, aproximadamente, un 8% respecto a aquellas mujeres que no hacían ejercicio. Parece ser que el ejercicio incrementa el riego sanguíneo también en el pabellón auditivo, aportando una serie de nutrientes que ayudan a preservar un oído mejor y más en forma.

3. Mejora la respuesta ante el dolor

La prestigiosa publicación American College of Sports & Medicine publica un estudio realizado en Australia, entre un grupo de corredores y otro de gente que no practica este deporte, con unos resultados sorprendentes. Y es que el grupo de corredores tenía un umbral de dolor más elevado que aquéllos que no corrían. El estudio se hizo sobre personas que corrían una media hora en días alternos y, para no desvirtuarlo, la muestra se hizo mediante la presión de un torniquete en el brazo y no en las piernas, que podrían estar más acostumbradas al sufrimiento.

4. Protege y mejora tu piel

Se trata de un experimento realizado sobre ratones que demuestra que los roedores a los que daban de beber agua con cafeína y luego los sometían a correr en el rulo durante un tiempo prolongado tenían un menor riesgo de contraer cáncer de piel que los compañeros que sólo bebían agua con cafeína y no corrían.

5. Alivia los dolores de cabeza

Esta vez fue una universidad europea, la de Gotemburgo (Suecia), la que encontró que aquellas personas que sufrían migrañas redujeron en gran medida esos episodios tan dolorosos cuando se sometieron a una rutina de salir a correr cuarenta minutos, a lo largo de tres días por semana, durante tres meses.

6. Regenera el músculo

Hasta ahora se pensaba que la masa muscular se iba reduciendo y que perdía no sólo calidad, sino también tamaño, a partir de una determinada edad. Esta teoría parece haberla refutado la Universidad de Illinois, que demostró que el ejercicio, y más concretamente el running, aceleraba el proceso por el cual las células del cuerpo generaban nuevo músculo. Así, correr puede estar asociado al retraso del proceso de degeneración muscular por el paso de la edad.

7. Correr relaja

La Universidad Metodista del Sur de Dallas encontró que existe una relación directa entre correr y la capacidad que puede tener una persona para relajarse más fácilmente. Por tanto, salir a correr de manera regular favorece una mejor tolerancia al estrés.

8. Ayuda a prevenir el cáncer

Un estudio realizado durante 17 años sobre 2.560 hombres de edad mediana concluyó que aquéllos que eran más activos, porque practicaban ejercicio y corrían a diario, fueron los menos propensos a morir de algún tipo de cáncer, especialmente en lo que se refiere a cánceres intestinales o de pulmón. Cuanto más ejercicio hacían, mejores resultados se obtuvieron.

9. Nos hace más inteligentes

La Universidad de Illinois, muy activa en todo lo que tiene que ver con el estudio de cómo influye el running en el organismo, estuvo comparando la influencia que este deporte ejercía sobre el cerebro en relación a otro tipo de estimulaciones mentales. Sorprendentemente, encontraron que correr es el único estímulo que incrementa de forma notoria las funciones cognitivas.

10. Fortalece los huesos

Ya se sabía que los ejercicios de carga e intensidad media-alta contribuyen a aumentar la densidad ósea, protegiendo al organismo contra fracturas y la temida osteoporosis. Según han descubierto investigadores de la Universidad de Missouri, el ejercicio de alta intensidad, como correr, refuerza de una manera más sólida y protege mejor los huesos, haciéndolos más fuertes.

Fuentes: Daniel Camiroaga / El Confidencial / Universidad Monash / Universidad de Illinois / Universidad Metodista del Sur de Dallas / Universidad de Gotemburgo

Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 12:52
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 12:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"