Piden siete años de cárcel para acusado de matar a su hijo adoptivo

El hecho ocurrió en Córdoba en febrero de 2006. El chico murió de una feroz golpiza, propinada por el hombre, quien junto a su mujer tenían la guarda transitoria del pequeño durante tres meses a fin de adoptarlo. El hombre se hizo cargo del homicidio y desvinculó a su esposa.

La fiscalía pidió hoy una condena de siete años de cárcel para un hombre acusado de asesinar de una golpiza a su hijo adoptivo, de ocho años, en el marco del juicio que se ventila en los Tribunales de la ciudad de Córdoba, informaron fuentes judiciales.

El acusado es Walter Alberto Bernaola, de 43 años, quien junto a su mujer, María José Bustos, de 38, tuvieron durante tres meses la guarda del chico, Lucas Flores, con fines de adopción.

Según consta en el expediente, el crimen ocurrió el 27 de febrero de 2006 en la vivienda que el matrimonio habitaba en la localidad de La Calera, unos 20 kilómetros al oeste de la capital cordobesa.

El niño fue llevado ese día hasta un centro asistencial del lugar, donde los médicos constataron su deceso y dieron parte a las autoridades policiales, tras lo cual la autopsia estableció que la muerte había sido ocasionada por una feroz golpiza.

En la primera audiencia del juicio, Bernaola admitió ser el único responsable del hecho e insistió en desvincular a su pareja, la que sin embargo también está imputada por una supuesta conducta omisiva en las lesiones leves anteriores a la golpiza fatal que
presentaba el cuerpo de Lucas.

En su alegato, el fiscal de Cámara, Diego Albornoz, tuvo en cuenta el peritaje practicado al imputado por el Servicio de Psicología Forense, que señala que "al momento de los hechos, éste habría atravesado un estado de conmoción emocional que habría disminuido su capacidad para comprender y dirigir sus acciones".

Bernaola reconoció haber golpeado a Lucas cuando lo encontró "masturbándose compulsivamente", oportunidad en que pese a que le ordenó que cesara, el chico continuó.

El fiscal argumentó que el imputado actuó bajo el estado de "emoción violenta" y reclamó una condena de siete años de cárcel, señalando además que en el caso de la mujer -que permanece en libertad- no fue posible probar las acusaciones que figuran en el expediente.
Opiniones (2)
21 de agosto de 2017 | 12:14
3
ERROR
21 de agosto de 2017 | 12:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es una payasada! acaso por ser hijo adotivo tiene menos derecho a vivir? el código está desactualizado. con penas tan riículas y jueces tan permisivos, esto va a ser una masacre de chicos. PENA DE MUERTE PARA ESA BASURA !!
    2
  2. HAY QUE DARTE PERPETUA HJO DE PUTA.
    1
En Imágenes