Recuperación insuficiente, las señales a tener en cuenta

Expertos coinciden que el problema de muchos corredores no es el sobreentrenamiento, sino que la recuperación no es la adecuada.

Sentir algo de fatiga o ciertas molestias musculares resulta normal en cualquier proceso de entrenamiento, ya que el organismo se resiente cuando introducimos nuevos esfuerzos, como más intensidad o mayor volumen, por lo que suelen desaparecer después de un descanso adecuado.

Poco a poco, el cuerpo se va fortaleciendo y mejora el rendimiento. Sin embargo, que las molestias musculares persistan y el rendimiento se estanque o descienda puede ser una señal inequívoca de que no se está recuperando de manera óptima, por lo que deberemos reconsiderar nuestras estrategias de recuperación, los objetivos del entrenamiento o ambas cosas.

Las señales

Algunas de las principales señales que indican una recuperación insuficiente son:

- Bajos niveles de energía. Entrenar debe dejarte fatigado, pero si estás tan cansado que las actividades diarias normales te parecen tareas imponentes, es probable que estés algo fundido.

- Falta de apetito. No te dan ganas de comer, incluso después de una carrera larga o de una abrumadora semana de entrenamiento.

- Irritabilidad y mal genio. Estás constantemente de mal humor.

- Problemas de sueño. No estás durmiendo bien.

- Entrenamientos sistemáticamente tediosos. Te sientes como si te estuvieras arrastrando durante cada entrenamiento.

 

Las soluciones

Estos problemas de recuperación insuficiente pueden solucionarse siguiendo alguna de estas sugerencias:

- Relájate tanto como sea posible entre las sesiones de entrenamiento. Los corredores del Tour de Francia suelen decir: “No estés de pie cuando puedas estar sentado. No estés sentado cuando puedas estar acostado”.

 

- Come 30-60 minutos después de un entrenamiento, y no te saltes comidas. Tu cuerpo (y tu mente) necesitan alimentarse para recuperarse.

Respeta el sueño. No es ninguna coincidencia que los mejores corredores del mundo sean también los mayores dormilones del planeta.

- No te saltes tus carreras de recuperación. Igual que eres aplicado para no saltarte ninguno de tus entrenamientos clave, haz lo propio con tus carreras de recuperación. Como norma, empieza a correr a ritmo cómodo y luego ralentízalo.

 

 

Fuentes: Mario Fraioli / Run & Walk

Opiniones (0)
21 de noviembre de 2017 | 13:36
1
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 13:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"