Deportes

Bielsa no teme a jugar en la altura frente a Bolivia

El DT de Chile aseguró que su equipo jugará "sin inhibiciones" en La Paz frente a Bolivia, el próximo domingo, pues su único objetivo es la victoria en el partido por las Eliminatorias Sudamericanas.

Chile, que visitará a Bolivia en la quinta jornada de las Eliminatorias Sudamericanas al Mundial de Sudáfrica 2010, se instaló desde ayer en la norteña ciudad de Calama, situada a 2.600 metros sobre el nivel del mar, para completar su aclimatación a la altura.

Durante varios días, hasta este mismo lunes, los jugadores chilenos fueron sometidos a sesiones en cámaras hiperbáricas, que simulan las condiciones de La Paz, situada a más de 3.600 metros de altitud, para acostumbrarse a la escasez de oxígeno.

"No ignoramos a los rivales, pero como estamos tan obligados a puntuar, cualquier mirada que hagamos del partido pasa por obtener el triunfo", subrayó Bielsa ante los periodistas, algunas horas antes de viajar al norte de Chile.

Tras insistir en que "vamos a jugar sin inhibiciones en La Paz", el técnico argentino advirtió que, en el caso de que Bolivia presente tres delanteros, la acostumbrada línea de tres en el fondo con que juega Chile se transformaría en una de cuatro.

En su encuentro ante los periodistas, el "Loco" Bielsa también expresó su confianza en que los delanteros Alexis Sánchez y Humberto Suazo se recuperen de las lesiones que sufrieron la semana pasada en un amistoso frente a Guatemala (2-0).

Asimismo, el técnico indicó que, ante a las ausencias de Matías Fernández (lesionado), Luis Jiménez y Jorge Valdivia (no citados en esta convocatoria), las tareas creativas de Chile las asumirán los Sub’23 Pedro Morales y Carlos Villanueva.
Opiniones (0)
24 de Junio de 2017|13:17
1
ERROR
24 de Junio de 2017|13:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El festejo de los hinchas xeneizes en el Obelisco
    21 de Junio de 2017
    El festejo de los hinchas xeneizes en el Obelisco
    Incendio en Londres
    14 de Junio de 2017
    Incendio en Londres