Un lugar para vivir la literatura

Ayer inauguró en La Barraca Mall la librería Antü, un espacio que invita a comunicarse de mil maneras con las letras.

Si decimos que es un lugar para disfrutar de un café leyendo un buen libro, nos quedamos cortos. Lo mismo que si decimos que es una librería, especialmente porque uno puede ir no sólo a comprar un libro, sino también a sentarse a leer uno de los tantos que hay en los anaqueles. Es decir que también podemos decir que es una biblioteca... pero tampoco. Encima, tiene en el fondo, ante unos ventanales enormes desde los que se está a la altura de las copas de los álamos que desde allí se ven, en donde se ha dispuesto un espacio que puede funcionar como escenario para actividades musicales, literarias o ambas.

Entonces, ¿qué es? Pues, para sintetizar, podríamos concluir en que es un centro cultural, y es que sus dueños lo concibieron con ese concepto amplio.

La actriz Julieta Alfaro,
durante la inauguración.
El martes se realizó el acto de inauguración de Antü, Espacio de Lectura, una librería ubicada en La Barraca Mall, y durante el encuentro quedó en claro que la propuesta es mucho más amplia que la mera venta de libros.

“Trabajamos para difundir y promover el íntimo encuentro con la lectura y el arte, confiando en su efecto transformador”, sostienen los responsables de este proyecto que, como ya dijimos, tiene forma de librería, pero apenas uno traspasa la puerta se da cuenta de que es mucho más.

Obras del artista plástico Andrés Casciani, hechas especialmente para el lugar, decoran la librería, y en la presentación del martes se olía en el aire el ambiente que este espacio quiere crear. De la mano de Walter Casciani y su trío y la actriz Julieta Alfaro, la gente pudo disfrutar de un encuentro con un espacio para las letras.

Walter Casciani oyendo un poema recitado por una de las susurradoras.

Toques de pura poesía le dieron a la inauguración la presencia de las susurradoras, quienes recitaban al oído de cualquier lector/oyente dispuesto poemas, que se escuchaban en un extremo de un extenso tubo, justo del otro lado desde el cual las chicas susurraban poesía.

Así que ya saben. Si tienen ganas de leer, si buscan un libro que los acompañe, si quieren sentarse un rato junto a un ventanal a dejarse invadir por la literatura, pues no hagan más que llegar hasta Antü y, una vez allí, dejarse llevar.

Opiniones (0)
22 de Enero de 2017|23:51
1
ERROR
22 de Enero de 2017|23:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Asistencia del Ejército a los afectados por las inundaciones en Santa Fé
    20 de Enero de 2017
    Asistencia del Ejército a los afectados por las inundaciones en Santa Fé
    La sábana africana bajo la luz crepuscular
    19 de Enero de 2017
    La sábana africana bajo la luz crepuscular