¿Es posible determinar el color de los dinosaurios?

A pesar de los esfuerzos de los investigadores y de los paleoartistas, determinar el color de las especies extintas es más complejo de lo que se creía.

La determinación del color de piel o de plumas de los animales extintos ha sido siempre una complicación para científicos y para paleoartistas, debido a la ausencia de tejidos blandos en los restos o debido a que los procesos de fosilización por los cuales las evidencias de piel, plumas, protoplumas, filamentos pierden su coloración original.

La inferencia del color de los dinosaurios extintos se ha basado en una correlación entre la coloración y los orgánulos que contienen la melanina (melanosomas) en el plumaje de las aves. Un estudio publicado por Daliang Li y sus colaboradores en el sitio www.nature.com explora la evolución de los melanosomas con algunas conclusiones nada esperanzadoras.

El muestreo original de los melanosomas de 101 especies de aves actuales se amplió con especies de mamíferos, lepidosaurios, arcosaurios, testudines, y los únicos morfotipos de melanosomas registrados que están asociados al color negro puro, los de los pingüinos. Se incluyeron muestras de piel, plumas, pelo y filamentos y de especies fósiles de lepidosaurios, arcosaurios, testudines, pterosaurios, así como múltiples especies de dinosaurios del Jurásico Superior y Cretácico Inferior de China, abarcando desde el ornitisquio Psittacosaurus hasta las paraves y aves Anchiornis, Microraptor, Confuciusornis, etc.

De los análisis estadísticos se pueden obtener dos conclusiones. Por una parte, se observan dos grandes eventos de diversificación de los morfotipos de melanosomas. Uno asociado a la aparición del pelo en mamíferos y otro a los maniraptores (y sus descendientes, las aves).

Los autores asocian este segundo evento a una convergencia en muchas funciones de la fisiología de las aves con la de los mamíferos, como pueden ser tasas metabólicas elevadas o efectos pleiotrópicos sobre el sistema receptor de melanocortina.

La otra conclusión de estos estudios es que sólo en estos dos eventos evolutivos el tamaño de los melanosomas y la coloración son correlacionables. En dinosaurios, al igual que ocurriría con arcosaurios más basales, tortugas o lepidosaurios, no existiría correlación entre la variabilidad de tamaños de los melanosomas y la coloración. Por lo que tratar de inferir la coloración se vuelve una tarea más difícil, si no imposible.

Estas, indudablemente, no son buenas noticias para los interesados en ponerle color a los dinosaurios, ya que los únicos dinosaurios no avianos en los que podría establecerse una correlación e inferirse el color con cierta seguridad serían los maniraptores.

Fuentes: http://godzillin.blogspot.com.ar/  y  http://www.nature.com/

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|04:20
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|04:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016