El vino se vistió a la moda

Durante cuatro días se desarrolló Vino & Moda 2008 en el glamoroso salón Tattersall de Palermo. La expo conjugó, por primera vez en el país, lo mejor de ambos mundos. Hubo desfile, degustaciones y una larga lista de invitados que se acercaron en alguna de las jornadas. MDZ estuvo presente y te muestra fotos de los presentes.

MDZ visitó Vino & Moda 2008, una exposición que fusionó por primera vez en el país lo mejor de ambos mundos. Se llevó a cabo los primeros días de junio en el Tattersall de Palermo, Buenos Aires.

El encuentro, organizado por la Escuela Argentina de Vinos, contó con la presencia de 83 bodegas nacionales y de 16 reconocidos diseñadores de moda. Durante cuatro días, el mundo del vino y de la moda se conjugaron para deleitar al público a través de los sentidos, el color y la textura.

Tanto la organización como la distribución de los espacios, para la comodidad del visitante, fueron aspectos resaltados por los miles de asistentes que, a lo largo de las jornadas, pudieron pensar la asociación propuesta por los mentores del proyecto. Horas antes de la inauguración, los organizadores previeron un pre-opening exclusivo para invitados.

El último día, Vino & Moda reunió cerca de 4.000 personas que, entre otras cosas, no quisieron perderse la propuesta de Claudia Arce y Benito Fernández, los diseñadores “plato fuerte” sobre el final del ciclo. Entre los famosos que se acercaron a la expo antes del cierre estuvieron Anamá Ferreira y la top model Ingrid Grudke, que eligió un look casual aunque moderno y distinguido. 

El exclusivo salón de fiestas Tattersall, ubicado en el Hipódromo de Palermo y enclavado en la Avenida del Libertador, fue dividido en dos sectores dispuestos para disfrutar las distintas degustaciones. Además, hubo un selecto espacio para los autorizados a conocer la propuesta de las casas vinícolas con línea Premium, entre las que figuraron prestigiosas bodegas mendocinas.

También se montó una isla de cata y un lugar de delicatessen, una vip, una galería de moda y el salón de desfile por el que numerosas modelos mostraron la creación de diseñadores de alta costura de la talla de Verónica de la Canal, Jorge Ibáñez, Di Doménico o Cristian Lacroix.

Alejandro Ponte, uno de los principales organizadores, explicó que “Vino & Moda 2008 surgió como una forma de mostrar el vino de manera diferente y precisamente, a través de la moda. Hubo 16 vinos varietales; se tomó el perfil de cada uno de ellos y en función de eso, los diseñadores crearon las piezas que se pudieron apreciar sobre la pasarela. Se llevaron a cabo 4 desfiles por día de entre 15 y 20 pasadas con las modelos más afamadas del país”.

En cuanto a la selección de bodegas, Ponte afirmó que la participación estuvo en función de la contestación de la propuesta que el grupo organizador envió y que Mendoza se llevó el 80% de las firmas presentes.

Esta primera experiencia que combinó la elaboración de diseños únicos a través de la inspiración sensorial que otorga el vino, fue declarada de interés cultural por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y gozó de una convocatoria que dejó a sus mentores sorprendidos.
En Imágenes