¿Se puede descifrar el misterioso manuscrito Voynich?

El texto está elaborado a partir de más de 170.000 glifos o caracteres encriptados, que han suscitado teorías de lo más extrañas.

El manuscrito Voynich es un asombroso libro del siglo XV que se ha convertido en uno de los mayores enigmas para la criptología. De unos 600 años de antigüedad y escrito en una lengua desconocida similar al árabe en su grafía, este manuscrito incluye desconcertantes imágenes de botánica, astros, planetas y curiosas representaciones humanas en escenas cuanto menos inusuales, como la de unas figuras antropomorfas bañándose en un río.

El texto está elaborado a partir de más de 170.000 glifos o caracteres encriptados, que han suscitado un centenar de teorías, algunas descabelladas, en torno a su temática y elaboración, de manera que están los que piensan que es una farsa renacentista y que en realidad el contenido es indescifrable, hasta los que sostienen que tiene una posible procedencia azteca o cátara o que lo redactó Da Vinci en su juventud.

Stephen Bax, profesor de estudios lingüísticos aplicados de la Universidad de Bedfordshire (Inglaterra), cree haber hallado las claves para descifrar el manuscrito. Reuniendo conocimientos sobre pergaminos y escrituras medievales, lenguas semíticas y técnicas de análisis lingüístico, ha conseguido traducir alguna de las caóticas palabras, descartando la posibilidad de que se trate de un mensaje satírico o sin significado.

Por ejemplo, ha logrado descifrar ciertas referencias a la constelación de las Pléyades y a la palabra griega kantarion (uno de los nombres de la planta conocida como hierba de San Juan o hipericón), así como alusiones a otras plantas conocidas en la Edad Media, como la centauria.

“El motivo por el que informo sobre mis descubrimientos en esta etapa [de la investigación] es para motivar a otros lingüistas a trabajar conmigo en la descodificación completa del código, utilizando los mismos planteamientos, aunque no será tarea fácil”, declaró Bax, haciendo hincapié en que el manuscrito no es un fraude y que esconde misterios que esperan ser desvelados.

Algunas de las páginas del manuscrito Voynich.

El manuscrito Voynich

En la Librería Beinecke, perteneciente a la Universidad de Yale, podemos encontrar uno de los más misteriosos e interesantes desafíos que la Historia nos ha dejado. Se trata de un anuscrito, donado en 1969 por H.P Kraus, que en 1912 había sido adquirido por Wilfrid M. Voynich, librero anticuario norteamericano, en un seminario jesuita en Frascati, en Villa Mondragone, cerca de Roma. Sus orígenes y autor son inciertos, aunque junto al texto se halló una carta fechada el 19 de agosto de 1666, de Johannes Marcus Marci, rector de la Universidad de Praga, dirigida a Athanasius Kircher, un erudito jesuita. Según dicha carta el manuscrito era obra del científico Roger Bacon, uno de los personajes del S.XIII con un pensamiento científico más avanzado.

El manuscrito es un libro de 15 por 23 centímetros en octavo, consta de 204 páginas, aunque se perdieron 28. Cada una de ellas tiene coloridos dibujos y anotaciones manuscritas en una clave secreta. A pesar de los esfuerzos que han llevado a cabo eruditos en la materia a lo largo de los siglos (incluso en nuestros días), no se sabe en qué idioma está escrito o cifrado, ni cuál fue la intención original del autor, constituye en sí mismo todo un enigma y hasta la fecha nadie ha logrado descifrarlo.

La primera noticia fiable que se tiene de él data de principios del siglo XVII. Sabemos que el emperador Rodolfo II de Bohemia (1552-1612) lo compró por una cifra desorbitada para la época (600 ducados), y que luego pasó por varias manos hasta llegar en 1666 a las de Atanasio Kircher, un sacerdote jesuita. Desde ese momento hasta 1912, nadie sabe a ciencia cierta qué le ocurrió al libro.

Para cualquier criptógrafo y estudioso de los lenguajes este libro constituye un estimulante reto, ya que ni siquiera sabemos a ciencia cierta cuál es el tema que trata Sus numerosas ilustraciones parecen indicar que es un tratado de alquimia cuyo auténtico contenido se quiso mantener en secreto, pero esto no son más que especulaciones. Posee diferentes secciones, que parecen tratar los siguientes temas: Botánica (la mayoría de los dibujos representa plantas no identificadas), Astronomía (aparecen casi todos los símbolos zodiacales), Biología (con algunos dibujos sobre anatomía), Cosmología y Farmacia. Al final se incluye lo que parece un recetario.

Además, el libro posee numeración de páginas, algunas anotaciones en alemán, otras en algún alfabeto desconocido, y una anotación en la última página en caracteres tradicionales que parece representar una clave para descifrar el texto. No obstante, ni siquiera sabemos a ciencia cierta si el texto está cifrado o no. Como puede verse, tenemos todos los ingredientes para poner a prueba nuestras habilidades.

A partir de las vestimentas de los personajes dibujados, podría decirse que el manuscrito fue escrito en Europa durante el siglo XIII, aunque una de las ilustraciones se parece a un girasol, lo cual sugiere que en parte fue escrito después del descubrimiento de América. De todas formas, tampoco está descartado que el libro sea un simple engaño hecho para estafar a alguno de sus poseedores, ya que sabemos que en ocasiones se han pagado increíbles sumas de dinero por él.

Fuentes: http://redhistoria.com/ y http://www.raysanweb.com/projects/images/Voynich.pdf

En Imágenes