Deportes

Estados Unidos arrasó con las medallas en el Mundial de Osaka

Repitió el récord de 14 medallas de oro que había logrado en Helsink i'05, batió por uno la suma de puntos con 249 y aportó a los campeonatos el rey (Tyson Gay) y la reina (Allyson Felix).

Estados Unidos intensificó su dominio en el atletismo mundial al repetir en Osaka el récord de 14 medallas de oro que había logrado en Helsinki'05, batió por uno la suma de puntos con 249 y aportó a los campeonatos el rey (Tyson Gay) y la reina (Allyson Felix).

Con tres medallas de oro (100, 200 y 4x100) y una espectacular victoria sobre el plusmarquista mundial del hectómetro, el jamaicano Asafa Powell, Tyson Gay se ganó el derecho a figurar para siempre en el cartel de los Mundiales de Osaka tras igualar la gesta de Carl Lewis en los primeros Mundiales (Helsinki'83) y de su ídolo Maurice Greene en Sevilla'99.

Gay había vencido en 100 y 200 metros con la suma de marcas más baja en la historia de Mundiales y Juegos Olímpicos: 9.85+19.76=29.61 segundos, nueve centésimas mejor que Greene en Sevilla'99 (29.70).

Los títulos de Allyson Felix, campeona individual de 200, alcanzan menor rango porque dos de ellos son compartidos con sus colegas de los dos relevos.

Estados Unidos no sólo amplió su ventaja en puntos y medallas sobre Rusia, sino que acaparó gran parte de los titulares en las crónicas con dobletes históricos como el de Bernard Lagat en 1.500 y 5.000 jamás conseguido antes en unos Mundiales.

Los campeonatos terminaron con un intento de récord mundial, a cargo de la croata Blanka Vlasic en altura, pero finalmente no hubo plusmarcas, como en Atenas'07 y Edmonton'01, circunstancia que puede achacarse tanto a las duras condiciones climáticas en que se desarrollaron, con temperaturas de 30 grados y humedad del 60 por ciento, como a la intensificación de la lucha contra el dopaje.

A partir de los 800 metros en adelante los atletas, y especialmente los hombres, se mostraron muy precavidos en las finales por temor a sufrir las consecuencias del calor y la humedad, de forma que pudieron verse muchas carreras tácticas, a la antigua usanza.

Las condiciones de Osaka servirán de experiencia a los atletas para proceder a una preparación adecuada con miras a los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, donde se espera no solo calor y humedad semejantes sino una grave contaminación que puede afectar el rendimiento.

Los Mundiales de Osaka han registrado la más baja afluencia de público en 11 ediciones de los campeonatos. Durante los seis primeros días de competición una media de 16.000 espectadores asistieron a la sesión matutina y 24.000 a la vespertina, cifras que contrastan con los estadios abarrotados de Helsinki, París y Edmonton.

El presidente de la IAAF, el senegalés Lamine Diack, manifestó su malestar por este motivo y animó a los organizadores a regalar entradas para evitar las gradas vacías. Tal vez por ello, el último sábado el estadio Nagai estuvo casi lleno por la tarde. Los organizadores de Berlín'09 garantizaron un estadio repleto y de gente entendida en el atletismo.
En Imágenes