Mitos falsos sobre la alimentación

Muchos corredor han convertido su estado físico en obsesión y miran con lupa las calorías, componentes, beneficios y perjuicios de los alimentos. Mitos.

Existen muchisimos falsos mitos que rondan en torno a ciertos alimentos, que pueden perjudicar seriamente a la salud.

• La sal engorda: la sal retiene líquido en nuestro cuerpo, pero no genera grasa corporal. El agua retenida aumenta el peso corporal, pero, en el momento en el que dejamos de comer sal en exceso, recuperamos el peso inicial.


• Las espinacas potencian la fuerza: a Popeye puede ser. ¡A nosotros no! Las espinacas nos aportan fibra, vitamina K, B9 y A, potasio y un poquito de hierro y muy pocas Kilocalorías. El mito de las espinacas y el hierro es simplemente eso, un mito. La cantidad que aporta de este mineral es bastante insignificante, aparte de ser menos eficaz que el que aportan los alimentos de origen animal.

• El agua engorda durante las comidas: ¡falso! El agua engorda lo mismo antes, durante y después de comer: ¡Nada! El agua tiene 0 kilocalorías. No engorda.

• La cerveza engorda: si sólo tomas una chopp, ¡no incrementas tu peso! Todo depende de la cantidad. El alcohol y los carbohidratos que contiene, que varían según el tipo de cerveza, aportan entre 35 y 40 kcal/ 100 gr. En una lata de cerveza podemos ingerir entre 100 y 120 kcals.


• El pan engorda: depende de la cantidad y de la variedad. El problema aparece cuando acompañamos todas las comidas con pan, que supone un extra difícil de cuantificar y controlar. ¡Pero un poco de pan no hace daño!


• Los productos lácteos perjudican la salud: depende del contenido en grasa que tengan los productos lácteos que consumamos y de la cantidad. Si no existe intolerancia a la lactosa o alergia a la proteína de vaca, no son perjudiciales para la salud.


• Los productos lights adelgazan y los productos 0% grasas son más saludables: un alimento light que, por definición, aporta menos calorías que su homólogo no light, puede aportarnos demasiada energía, más de la necesaria (por ejemplo las papas fritas fritas light). Además, puede ser que un producto 0% grasa contenga otros nutrientes que nos aporten más calorías, como los carbohidratos y las proteínas.


• Los productos integrales engordan menos: si tienen exactamente la misma composición que los hechos con harina refinada, sí, aunque no de forma espectacular. 100 gramos de pan blanco aporta 260 kilocalorías, mientras que 100 gramos de pan integral aporta 230 Kcal. La diferencia radica en que el pan integral es más rico en fibra, vitaminas y minerales. Así que no te engañes, unas "tortitas"  integrales no dejan de ser tortitas, con mucha grasa y azúcar, aunque la harina para su elaboración sea integral.

 

Fuente:  Nutricionista Alex Pérez /Go Fit / Economista /

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 09:06
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 09:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"