Deportes

Los Celtics pusieron la serie 2-0, en su favor, ante los Lakers

Los Boston lograron su segundo triunfo de la final de la NBA al vencer por 108-102 a Los Angeles después de otra gran actuación de Paul Pierce.

El partido, jugado en la noche del domingo, fue muy extraño. Los Celtics dominaron abrumadoramente durante los tres primeros cuartos y llegaron a disponer de una ventaja de 24 puntos (95-71) a ocho minutos del final. Pero los Lakers realizaron entonces un impresionante parcial para situarse a sólo dos puntos de los Celtics (104-102) a 38 segundos del final.

Los Celtics aplicaron entonces sangre fría y Pierce apareció para anotar dos tiros libres decisivos que serenaron los ánimos locales y James Posey añadió otros dos lanzamientos desde la línea que sentenciaron el triunfo.

Pierce volvió a ser el gran héroe de los Celtics y completó otra actuación magistral. Le llaman "The truth" (la verdad), entre otras cosas por su capacidad para anotar canastas cuando más cuentan, como hizo en el segundo partido de la final.

"Estamos con dos victorias y tenemos la oportunidad de acercarnos mucho al título con un nuevo triunfo. No hicimos las cosas muy bien en los últimos minutos del partido, pero hemos demostrado que estamos en un gran nivel para aceptar el desafío", afirmó Pierce.

Los Celtics se encontraron con una buena aportación del llamado "Big three" y tanto Kevin Garnett como Ray Allen concluyeron con 17 tantos cada uno. Más impresionante fue la actuación del pívot reserva Leon Powe, quien consiguió 21 puntos.

Los Lakers mostraron su peor cara durante 36 minutos, en los que aplicaron una mala defensa y un ataque muy frágil, con una mala circulación de balón, algo que también acusaron en el primer partido.

Kobe Bryant fue su mejor anotador al conseguir 30 puntos, pero volvió a pecar de individualista. Pierce le frenó durante muchos minutos y la estrella de los Lakers también se ofuscó en las protestas contra los árbitros.

Pau Gasol fue el segundo mejor anotador de los Lakers al conseguir 17 puntos, con ocho canastas en 12 intentos, añadiendo diez rebotes. Su problema volvió a ser el mismo del primer partido: no apareció en la segunda parte. Apenas anotó cuatro puntos tras el descanso y sus compañeros se olvidaron de jugar más con él.

Sin embargo, los Lakers extrajeron una lectura positiva de su reacción. "Jugamos con sentido de la desesperación y agresividad, y esa es una lección valiosa que debemos sacar de la parte final del partido. Estamos obligados a hacer un esfuerzo extra en nuestro campo", declaró Bryant.

Así debe ser si los Lakers no quieren despedirse prematuramente de la lucha por el anillo. Ahora afrontan tres partidos consecutivos en su cancha, a disputar el martes, jueves y domingo. Cualquier tropiezo podría ser fatal.

Los Celtics tienen mucho ganado, porque defendieron el "factor cancha". Con sus dos triunfos se aseguraron la posibilidad de ganar el anillo en su cancha si los Lakers fuerzan la celebración del sexto y séptimo partido, que serían en Boston. Además, saben que Pierce está en plena forma.

Al igual que Bryant, Pierce ve valiosa la lección del segundo partido. "Estamos felices por el triunfo y por conocer que nadie puede relajarse hasta que no llega el final del partido", añadió.

Los Lakers están contra las cuerdas después de mostrar su peor cara en sus visitas a Boston. Ahora se agarra a su valor como local, pues no ha perdido ningún encuentro en su cancha durante estos "play- offs". Los Angeles se prepara para el tercer asalto, que promete ser cruento.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|10:27
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|10:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic