Psicología de un asesino a sueldo

Matar a personas por dinero no se puede entender recurriendo a los perfiles psicológicos de quienes cometen asesinatos por otras motivaciones.

Asesinar por encargo a cambio de una tarifa es una de las áreas menos estudiadas y más intrigantes del crimen organizado. De igual modo, la psicología de los asesinos a sueldo está poco estudiada, en comparación con la de otras clases de asesinos. Matar a personas fríamente, solo por dinero, como si se tratase de un encargo cualquiera de trabajo hecho a un profesional autónomo, no se puede entender recurriendo a los perfiles psicológicos de quienes cometen asesinatos bajo otras motivaciones.

En una nueva investigación, se ha explorado la mentalidad de esta clase de asesinos, así como sus circunstancias personales, los diversos subtipos de asesino a sueldo, e incluso cuán baja puede ser la tarifa que aceptan cobrar cuando se les propone matar a alguien. Esto último ha dado resultados escalofriantes.

El estudio, realizado por el equipo de David Wilson, profesor en el Centro de Criminología Aplicada de la Universidad de la Ciudad de Birmingham en el Reino Unido, se centró solo en asesinos a sueldo que operaron en ese país.

El equipo de Wilson analizó 27 asesinatos de encargo, perpetrados por 35 hombres y una mujer, todos asesinos a sueldo, entre 1974 y 2013.

Usando sobre todo transcripciones de sesiones de juicios, así como entrevistas de carácter no oficial con ex-delincuentes capaces de identificar patrones de conducta y rasgos de personalidad recurrentes de asesinos a sueldo británicos, el citado criminólogo y sus colaboradores analizaron muchos aspectos de los asesinos a sueldo, incluyendo, por ejemplo, sus datos demográficos, qué clase de personas fueron sus víctimas, de qué modo tendían a matar a sus objetivos, lo fácil o difícil que había resultado para la policía atraparles, si contaban o no anteriormente con antecedentes por otros delitos, y cuánto dinero cobraban por asesinato.

Aunque la edad del asesino a sueldo oscilaba entre los 15 y los 63 años, su edad promedio era de 38 años, mientras que la edad media de su víctima era de 36. Pistolas y revólveres fueron el arma más habitual con la que consumar el asesinato.

El coste de un asesinato encargado en Gran Bretaña resultó variar también de forma considerable, con un promedio de 15.180 libras esterlinas (unos 18.000 euros, ó 25.000 dólares). La tarifa más baja en la muestra, y esto resulta escalofriante, fue de tan solo 200 libras. En cuanto a la tarifa más alta, fue de 100.000 libras.

La mayoría de los asesinatos ocurrieron fuera del domicilio de la víctima, en situaciones muy comunes, como por ejemplo mientras la víctima paseaba su perro o estaba de compras. A menudo, el asesino a sueldo y su víctima vivían en la misma zona, aunque conviene matizar que precisamente ésta fue una de las razones más habituales que llevaron a su arresto final.

Los asesinatos por encargo son llevados a cabo principalmente por hombres. La única asesina a sueldo identificada como tal fue una mujer, de 27 años, que fue hallada culpable de haber cobrado 7.000 libras por dar muerte a su víctima en 1992.

Analizando todos estos datos, el equipo encontró cuatro tipos principales de asesinos a sueldo:

El Novato:
Aunque un novato es un principiante que podría estar efectuando su primer asesinato, esto no quiere decir que los sujetos de esta clase sean unos incompetentes ni muy propensos a echarse atrás en el último momento. Un ejemplo de novato fue un muchacho de tan solo 16 años, que cometió un asesinato por 200 libras en 2010 y que fue capturado después de jactarse ante sus amigos de su "hazaña".

El Amateur:
Este tipo de asesino es a menudo de más edad que el novato. De entre los cuatro tipos de asesino a sueldo, el amateur es el que menos tiende a arrastrar un historial criminal, y por tanto podría no tener acceso a armas de fuego. El aficionado o amateur aceptará probablemente un encargo como una forma de resolver problemas económicos graves por los que atraviese, y podría no emprender el asesinato de encargo con mucho entusiasmo o habilidad.

El Buen Trabajador:
Este asesino es un asesino a sueldo capaz, experimentado y fiable, pero no especialmente excepcional. Como "criminal de carrera", es muy probable que tenga fuertes conexiones con el submundo delictivo local. Si bien esto le permite un acceso fácil a armas de fuego, también significa que la policía puede usar sus redes de informadores para identificarlo.

El Maestro:
Este último tipo de asesino a sueldo es el más difícil de estudiar, ya que los sujetos de esta clase son también los más difíciles de atrapar por la policía. El equipo del profesor Wilson sugiere que estos asesinos habrán tenido seguramente una formación militar o paramilitar, y el individuo típico de esta clase puede llegar a acumular durante su "carrera profesional" la escalofriante cifra de un centenar de personas asesinadas. La principal razón por la que el maestro evade a la justicia es porque hace sus trabajos en sitios distintos de donde vive. Viaja a la ciudad de su víctima, comete el asesinato, y vuelve a marcharse. Nadie en la ciudad le conoce, y es difícil que se le relacione con el entorno de la víctima, por lo cual no deja casi ninguna pista con la que la policía pueda trabajar.

Pasando del asesino a quien le contrata, los autores del estudio también constataron cosas llamativas. Las motivaciones para pagar a un asesino a sueldo una cantidad relativamente pequeña de dinero para que mate a alguien son mayormente conflictos de pareja, conflictos comerciales por ruptura de acuerdos, e incluso tan tristemente banales como las ansias de miembros jóvenes en pandillas violentas de ser más temidos y respetados.

Los autores de este singular estudio esperan que éste sea de utilidad para ayudar a la policía, al menos en el Reino Unido, a identificar rasgos de conducta y otros patrones propios de los asesinos a sueldo.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:16
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes