Confrontar, enfrentar, afrontar y afrentar

Palabras muy cercanas en su aspecto externo, con una base significativa semejante, pero diferentes a la hora de enmarcarlas en un contexto.

En nuestras expresiones cotidianas, utilizamos palabras muy cercanas en su aspecto externo, con una base significativa semejante, pero diferentes a la hora de enmarcarlas en un contexto. Un claro ejemplo lo advertimos en el uso de cuatro verbos españoles, emparentados entre sí, aunque con distintas aplicaciones: ‘confrontar’, ‘enfrentar’, ‘afrontar’ y ‘afrentar’.

Si buscamos la etimología de cualquiera de ellos, nos encontramos con un origen común: el sustantivo latino frons, frontis cuya traducción es “frente”, entendiendo por tal la parte superior de la cara, comprendida entre una y otra sien, y desde encima de los ojos hasta que empieza la vuelta del cráneo. Se supone que, más allá de la parte del físico de una persona, al hablar de ‘frente’ se está aludiendo, a partir de una parte representativa del físico de alguien, a la totalidad de la persona. Por eso, se puede entender, entonces, el valor que toma cada una las palabras que indicamos arriba: ‘confrontar’ es “carear una persona con otra”: Antes de dar su veredicto, el funcionario decidió confrontar a los involucrados en el asunto. El diccionario nos dice que se confrontan dos personas o dos cosas, cuando se las pone una frente a la otra. También, a la hora de tomar una decisión, muchas veces se coteja una cosa con otra, especialmente si se trata de escritos: Confrontaron los papeles para ver qué letra se parecía más a la de mi madre.

En este sentido, no hay que olvidar el valor de la locución adverbial ‘frente a frente’: “cara a cara” y, también, “enfrente”, para encarecer la exactitud de la situación que se quiere determinar.

Si estamos utilizando el verbo ‘afrontar’, veremos que, si bien comparte con ‘confrontar’ el valor de “poner cara a cara”, su significado más utilizado es “hacer frente al enemigo” y “hacer cara a un peligro, problema o situación comprometida”: Hoy, al llegar a mi trabajo, deberé afrontar el enojo de mi jefe. Los usuarios tienen que afrontar un nuevo recorte a sus magros sueldos. Con valentía, afrontó esa denuncia en su contra.

El mismo valor significativo posee el verbo ‘enfrentar’, que puede usarse también como ‘enfrentarse’: su valor es el de ‘hacer frente a alguien o algo, especialmente a un problema o peligro’: No sé todavía cómo voy a enfrentar el problema. Se ha enfrentado una dura y obstinada oposición. Se usa muchas veces con las preposiciones ‘con’ y ‘a’: Los civiles se enfrentaron con los policías embravecidos. Silvina enfrentará ahora a dos periodistas muy agresivos.

En cambio, adquiere un significado muy diferente el verbo ‘afrentar’, cuya etimología es un desusado ‘afruenta’; el significado es “causar afrenta, ofender, humillar, denostar”. Por ‘afrenta’ se entiende “vergüenza y deshonor que resulta de algún dicho o hecho, como la que se sigue de la imposición de penas por ciertos delitos”: Semejantes dichos afrentaron su dignidad. Con palabras humillantes, fue afrentado delante de todos sus seguidores. También se usa con el valor de “persona, suceso o circunstancia que hace sentir vergüenza”: Era la afrenta de toda la familia.

Por último, una duda frecuente es si ‘enfrente’ debe escribirse en un solo vocablo o si se separa en dos palabras: la palabra resulta ser un adverbio de lugar que significa “en la parte opuesta”. Puede usarse con verbos de movimiento o de estado: Cruzaré un ratito enfrente, a charlar con mi vecina. Los martes no atiendo aquí, sino que estoy enfrente, en un gabinete más amplio. A veces, suele llevar un complemento con ‘de’ que expresa el término de referencia: Se pone muy nervioso enfrente de sus superiores. Es también válida la escritura de la locución adverbial en dos vocablos, ‘en frente’,  pero hoy es mayoritario y preferible el empleo de la grafía simple, en una sola palabra. En amplias zonas de América, se usa también, con este sentido, la locución ‘al frente’: No es conveniente que los niños se sienten al frente del televisor, tan cerca de la pantalla.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|01:43
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|01:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016