Deportes

El Galaxy de David Beckham está en crisis

El equipo del Spice Boy cayó por sexta vez consecutiva y encima la estrella inglesa no podrá jugar por seis semanas. El presente es malo y el futuro inmediato no aparece muy favorable.

Mientras el inglés David Beckham se encontraba en un palco privado del Home Depot Center con sus hijos, el Galaxy de Los Angeles, el equipo que le ficho para ser su salvador y estrella, perdía el sexto partido consecutivo, y agravaba la crisis deportiva que se vive dentro de su organización.

Beckham, que por culpa de un esguince del tobillo izquierdo apenas había jugado desde que llego el pasado 13 de julio, después de fichar por cinco temporadas y 32,5 millones de dólares, desde el miércoles, 29 de agosto, es baja por seis semanas con una lesión del ligamento colateral de la rodilla derecha.

La esperanza del Galaxy de remontar en la competición de liga, donde antes que llegase Beckham ya era el que tenía la segunda peor marca, se ha desvanecido porque el equipo que dirige el entrenador Frank Yallop carece de un estilo definido de juego y había basado su recuperación en la aportación que podría hacer el astro inglés.

De esta manera, ni tan siquiera el máximo goleador de la selección de Estados Unidos, el delantero Landon Donovan, se ha podido escapar del bajo rendimiento que está teniendo el equipo.

El Galaxy en los últimos ocho partidos que ha disputado, incluidos dos del torneo de la SuperLiga, siete han sido derrotas.

La única victoria que lograron fue ante el D.C.United en las semifinales de la SuperLiga, partido en el que Beckham marcó su primer y único gol desde que llegó a la Liga Profesional de Fútbol (MLS).

Luego en la final, aunque tuvieron todas las oportunidades para ganar el título frente a los Tuzos del Pachuca de México, primero Donovan y luego el defensa portugués Abel Xavier no pudieron marcar el gol en los tiros de penaltis que les hubiese dado el triunfo.

La falta de confianza y moral que arrastra el equipo también está motivada en parte no sólo por el problema de las lesiones de Beckham y su poca aportación hasta ahora al equipo sino también por la labor que está realizando el técnico Yallop.

El Galaxy es el peor equipo en el control del balón en el centro del campo, donde sin Beckham, Pete Vagenas no ofrece ninguna garantía, por lo que Donovan no recibe buenos balones en el ataque, mientras que la defensa del equipo angelino carece de solidez y unidad.

La última demostración la dieron en el partido de liga que disputaron contra el Real Salt Lake, el segundo peor de la liga, y que perdieron por 2-1, después de estar por delante en el marcador.

Robbie Findley y Eddie Pope anotaron en un periodo de cuatro minutos del segundo tiempo y el Real Salt Lake remontó para imponerse el sábado por 2-1 al Galaxy de Los Angeles.

El centrocampista Robbie Findley, que entró al minuto 58 por Chris Brown, y el defensa Eddie Pope sólo necesitaron un intervalo de cuatro minutos para conseguir los dos goles con el que su equipo del Real Salt Lake remontaba el marcador y conseguían la segunda victoria consecutiva.

Findley marcó el gol del empate a los 67 minutos y Pope el de la victoria a los 71, para ser el primero que lograba en dos años.

Para el Real Salt Lake era la primera vez en lo que va de la temporada que conseguían dos triunfos consecutivos y quedarse con marca de 4-11-6 y 18 puntos, cuatro más que el Galaxy que ha logrado sólo tres victorias, 11 derrotas y cinco empates (14 puntos).

El gol que había marcado al minuto 6 el delantero Alan Gordon, el hombre que con Beckham en el campo tiene que dejarle el puesto de titular, no sirvió de nada.

Sin embargo, Gordon es la nota positiva dentro del equipo del Galaxy al demostrar de nuevo que es el único que mantiene un buen nivel en su juego, lucha y además siempre lleva peligro con sus acciones de ataque, al ir muy bien en los disparos con ambas piernas y remate de cabeza.

Los seguidores del Galaxy son conscientes de la mala marcha de su equipo, pero para nada tienen interés en darle su apoyo y lo único que desean es ver a Beckham como lo demostró los grandes claros que mostraron las gradas del campo cuando oficialmente se anunció que se había vendido todo el aforo para 27.000 espectadores.

El anunció de la venta de todas las entradas se dio antes que se conociese la nueva lesión de Beckham y su baja por seis semanas, por lo que los aficionados del Galaxy esta temporada ya no quieren ir más al campo para ver al astro inglés ni sentado en el banquillo de los suplentes ni mucho menos en un palco de lujo.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|21:29
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|21:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic