Deportes

Corinthians vive su peor momento

Un centenar de aficionados al club invadieron hoy el Centro de Entrenamiento en Sao Paulo para protestar por el mal desempeño del equipo.

Cerca de un centenar de aficionados del club brasileño Corinthians invadieron hoy el Centro de Entrenamiento Joaquim Grava en Sao Paulo para protestar por el mal desempeño del equipo en el Campeonato Paulista, especialmente por la derrota por 5-1 ante Santos sufrida el miércoles pasado.

Según informan medios locales, el grupo agujereó el alambrado que rodea el centro de entrenamiento en momentos en que el equipo dirigido por el técnico Mano Menezes realizaba una práctica e invadió el lugar exigiendo tener una reunión con cinco jugadores.

Al no conseguir reunirse con el plantel, que había sido llevado a un lugar seguro, los manifestantes ingresaron al hotel del centro y amenazaron a una recepcionista y a una empleada de limpieza, a la que agarraron por el cuello.

De allí, el grupo, integrado por miembros de tres barras bravas -Gavioes da Fiel, Camisa 12 y Pavilhão 9- siguió rumbo al gimnasio donde robaron teléfonos celulares que pertenecían a funcionarios del centro.

Tras dos horas de negociación con dirigentes del club, cinco representantes del grupo fueron recibidos por Menezes.

Los principales blancos de los insultos fueron los delanteros Emerson Sheik y Alexandre Pato.

Después de la invasión, la mayor "hinchada organizada" del club, Gavioes da Fiel, amenazó al equipo a través de Twitter, con un mensaje en el que insinuaron que las medidas de protesta pueden agravarse en caso de sufrir una nueva derrota el domingo ante Ponte Preta. El mensaje fue eliminado poco después de su publicación.

Los incidentes, que fueron denunciados ante la policía por el club, llevaron a que algunos jugadores pidieran a la dirección del mismo que se suspenda el choque de mañana ante Ponte Preta.

No obstante, tras una reunión que mantuvieron jugadores y dirigentes, el club resolvió a última hora de la tarde de hoy disputar el encuentro, que se jugará en el estadio Moisés Lucarelli, en la ciudad de Campinas.

A través de un comunicado, el club lamentó y repudió la "truculenta invasión", y explicó que no puede cancelar el encuentro debido a "compromisos mayores", como los asumidos con sus patrocinadores, y también por la posibilidad de sufrir sanciones por parte de la Federación Paulista de Fútbol.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|15:28
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|15:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016