Deportes

Sampras, asombrado con Nadal: "Es una bestia"

El estadounidense, ex número uno del tenis mundial, quedó maravillado con el juego del español tras presenciar el duelo ante Roger Federer.

 Tras presenciar en persona el duelo entre Rafael Nadal y Roger Federer, el estadounidense Pete Sampras llegó a una conclusión inequívoca: el español es una "bestia".

"Rafa es una bestia", dijo el ex número uno del tenis mundial, cuya marca de 14 títulos de Grand Slam igualará Nadal mañana domingo si gana la final del Abierto de Australia.

Sampras, de 42 años, siguió el Nadal versus Federer como invitado de honor en el palco principal del Rod Laver Arena, donde se espera que mañana le entregue el trofeo al campeón

"Se mueve muy bien y le pega muy duro a la pelota, tiene una pelota pesada. Es además mentalmente muy fuerte, un jugador muy duro de batir", añadió Sampras poco después del 7-6 (7-4), 6-3 y 6-3 de Nadal sobre Federer en la noche del viernes en Melbourne.

 El triunfo del español fue el número 23 en 33 choques con el suizo, que no derrota a su archirrival desde hace dos años y no celebra una victoria sobre él en torneos de Grand Slam desde la final de Wimbledon 2007.

Número uno del mundo durante seis temporadas consecutivas en los años '90, Sampras está en Melbourne invitado por la Federación Australiana de Tenis (TA), en una reinmersión en el deporte que lo hizo famoso y del que está bastante alejado.

Siete veces campeón de Wimbledon, Sampras vive en Los Angeles con su esposa y dos hijos y reparte su actividad física entre el golf y el gimnasio con muy esporádicas apariciones en exhibiciones de tenis.

Nadal tuvo hoy un día de regeneración y visitó la torre "Eureka", que a casi 300 metros del suelo es la plataforma de observación más alta del hemisferio sur.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|05:49
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|05:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic