Disfrutar comiendo en Palermo y Recoleta

Nos fuimos a Buenos Aires, esta vez salimos de shopping y alternamos con ricos desayunos y almuerzos ¡Vení que te cuento!

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

Viaje de amigas, cómplices, divertidas, charlatanas. ¿Motivo? Festejo de cumpleaños de 2 capricornianas. Y nos fuimos nomás a pasarla bien, esperando con ganas los momentos de placer que la buena gastronomía nos sabe dar. Y nos fue más que bien. Esta vez desayunos y almuerzos rápidos, livianos, sin postre, con bebidas “sanas” como licuados y jugos naturales. ¿Contentas? Sí ¡mucho!

Pani, en Palermo Hollywood.

Antes de encarar locales y ferias de Palermo Soho, arrancamos con desayuno en Pani de Palermo Hollywood. Un local de ensueño, tipo chorizo, con estilo shabby chic, donde se mezclan un bazar, una panadería, un almacén de productos gourmet y un restaurante recreando cuentos infantiles. Precioso y colorido. La carta y manteles individuales son delicados, han sido diseñados con divertidos detalles y bonitos mensajes positivos. Me costó encontrar algunos platos, la diagramación es caótica (pero linda). Ofrecen una súper pastelería, con gran variedad de opciones, y combinaciones bien creativas (tartas, tortas, alfajores, macarons, muffins, wafles). Cafés (de Central) y tés especiales (de Tealosophy), smoothies, tartas, sándwiches, ensaladas, y principales como pasta y carnes.

La moza estaba resolviendo algunos problemas con el personal (nos pudimos enterar porque hablaban a los gritos) pero finalmente nos atendió. Elegimos para desayunar 2 combos que terminamos compartiendo, con té, café con leche, tazón de granola casera y miel, tostadas de pan integral con mermeladas tipo artesanales… todo impecable. Nos gastamos un poco más de $100 para los 2 tremendos desayunos. Al pedir la cuenta, esperamos otro rato (largo).

Suculenta granola casera en Pani Palermo

Llenas de energía salimos a caminar y a hurgar en todo local de moda o diseño que veíamos. Con la lengua afuera, mucho calor y humedad, acarreando bolsas y sin parar de hablar, nos dimos cuenta de que teníamos hambre. ¡Ya las 2 de la tarde y no habíamos almorzado!

 

Bartola, en Palermo Soho.

Llegamos a Bartola en Costa Rica y Gurruchaga. Me llamó la atención, 2 locales con el mismo nombre en las esquinas enfrentadas: Bartola Classic, y Bartola Corner ¿2 locales en el mismo punto? Sí. No lo pensamos mucho, y entramos al que teníamos más cerca, al Corner.

El calor nos estaba matando, y ofrecían una limonada con jengibre… ¡Una jarra por favor!
Luego, ya repuestas, comenzamos la inspección de rigor: puedo decir que la decoración es “tremendamente” ecléctica, aleatoria, espontánea, un rejunte de cosas. Este salón en una antigua esquina parece armado con todo lo que las abuelas iban a tirar. Repintados, reciclados y más o menos acomodados aportan un aire simpático al espacio. Los pisos de baldosas antiguas, las paredes despintadas, cables y caños de luz a la vista… pienso que se les fue un poquito la mano con la desprolijidad. Mejor la comida, mucho mejor. Rica, rica. La carta ofrece desayunos, picadas, pizzas, ensaladas, y pastelería. ¿Las bebidas? Cervezas, gaseosas, varios jugos naturales y limonadas.

Ensalada con salmón en Bartola.

Pedimos 2 ensaladas. Una de tirabuzones con tomates cherry, rúcula, albahaca, queso de cabra, pollo y olivas. Y otra llamada “Bomba de estruendo” con salmón, rúcula, palta, huevo, brie, tomates cherry y un aderezo de miel y salsa de soja. Ambas exquisitas, bien llenadoras.
Nos gastamos $200 en  un regio almuerzo, sano y natural! (para 2)
Para destacar: me encantaron los sobrecitos de azúcar con bonitos mensajes creados por twitteros. Y son “pet friendly”, o sea que podés ir con tu mascota y serás bienvenido.

 

Pani, en Recoleta.

Al otro día, partimos a Buenos Aires Design en Recoleta. Desayuno en Café Martínez, y luego el almuerzo a 1 cuadra, en el Recoleta Mall, ¡encontramos otro Pani!

Este local sí que simula un cuento de hadas…Una obra de teatro, para ser más exacta. Las sillas gigantes, y los adultos parecen niños... Mucho color, vitrinas, cosas ricas por todos lados, sillas colgadas con lucecitas, cuadros, adornos, jaulas… ¡wow! ¡Cuánta cosa!

Pedimos una tarta de quesos que venía con papas (servidas en un simpático cesto de fritura), y una ensalada con panceta, espinaca, hongos a la plancha, peras en compota, confit de tomates y nueces…. ¡Qué delicia! Y las bebidas que acompañaron fueron jugos de frutas.

Ensalada con panceta y peras

Comimos muy bien también aquí. Y esta vez nos gastamos $190.

Tarta de 4 quesos con papas

Para destacar: me pareció buenísimo que se declaren “student friendly”, tienen promos especiales para estudiantes con tarjeta ISIC. Y la deco es fenomenal (aunque no tanto el servicio).

La pastelería en Pani es tan buena como se ve...

En Buenos Aires, realmente hay una gran oferta gastronómica y para todos los bolsillos. Podemos encontrar lugares muy exclusivos con cocinas sofisticadas y precios para unos pocos, o también bodegones antiguos con la cocina de las abuelas y precios moderados.
Estos lugares que visitamos, no son ni lo uno ni lo otro, pero si vas, es muy probable que comas muy bien con precios razonables.

Dejanos comentarios de tu experiencia ¡y decinos a dónde ir!

Dos más Dos - Marketing Gastronómico
Alicia Sisteró / @aliciasistero
aliciasistero@dosmas2.com.ar
https://www.facebook.com/dosmasdos.aliciasistero

Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 12:59
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 12:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Excelente nota, se fueron al carajo periodísticamente. Buenos Aires combina como pocas ciudades amplias ofertas en cuanto costos y calidad. Me llama la atención el personal gastronómico, (estamos muy lejos, salvo excepciones). En cuanto a su calidad de atención. No vendría mal una notita sobre los famoso cafés de Baires.
    1