En Mendoza no hay estimaciones del tráfico de bienes culturales

Especialistas en patrimonio, fiscales especiales y agentes de Interpol se reunieron en nuestra provincia para discutir la crítica situación del comercio ilegal de obras de arte y restos arqueológicos y paleontológicos. Si bien el Gobierno está dando sus primeros pasos, no hay datos concretos acerca de este tipo de contrabando.

Durante dos días, Mendoza fue sede para que un grupo de especialistas discutiera sobre la crítica situación que se vive en Argentina en torno al tráfico ilegal de bienes culturales.

Estuvieron presentes funcionarios ligados a áreas culturales, ya que son los responsables de preservar el patrimonio de la sociedad. Pero también pudo escucharse a aquellos que se encargan de investigar el robo y el comercio ilícito hacia el exterior de obras de arte, piezas arqueológicas y fósiles prehistóricos.

En este caso, se trata de fiscales de la Procuraduría General de la Nación y de personal de Interpol, cuya colaboración es fundamental a la hora de, por ejemplo, detener una subasta en Francia donde se pensaban rematar una colección de huesos extraídos de Argentina.

Mendoza, como se sabe, no ha sido ajena a esto. Más de uno durante la sesión recordó el robo de las 136 joyas bibliográficas, ocurrido el 10 de abril de 2003 de la Biblioteca Gral. San Martín. Esos libros antiquísimos –el más viejo data de 1542-, de preciado valor en el mercado negro de obras de arte, nunca fueron recuperados hasta la fecha. Tampoco se hallaron culpables por esta pérdida patrimonial,  ya que los funcionarios de Cultura por ese entonces fueron desvinculados de la causa judicial.

Otros casos más recientes han provocado una reacción del Gobierno nacional. El robo de una colección de monedas antiguas del Museo del Banco Nación y la sustracción de una momia indígena del Museo Histórico de la Boca, en Capital Federal, preocuparon a las autoridades para agilizar los controles de este comercio ilegal que se sitúa en tercer lugar, detrás del tráfico de drogas y de trata de blancas.

Por ello, el Gobierno nacional ha elaborado una lista roja de bienes culturales argentinos en peligro. Esta lista indicativa abarca un sinnúmero de materiales cuya comercialización y exportación está prohibida por la ley 25.743.

En ella figuran objetos arqueológicos como cerámicas, piedras, metales, textiles, maderas, cestería pertenecientes a culturas precolombinas. Además, objetos paleontológicos fósiles como invertebrados y vertebrados, trazas, plantas y hasta mamíferos de eras terciarias y cuaternarias que poblaban nuestra geografía.

En Mendoza, no se sabe cuánto se trafica

Ante este panorama, Diego Bosquet, director de Patrimonio de la Secretaría de Cultura, comentó a MDZ que “seguramente en Mendoza, hay mucho más tráfico del que nos enteramos”.

“Las áreas donde más se da el tráfico es en la arqueología y paleontología. Los objetos arqueológicos y paleontológicos no son de propiedad privada ya que la propiedad es estatal y además no se pueden comerciar hacia el exterior, pero tampoco puede haber comercio interno”, explicó el patrimonialista. 

De acuerdo con Bosquet, “el estado es el propietario de los bienes arqueológicos, por ende, no puede haber colecciones privadas salvo que las hayan registrado en el lapso de 90 días de promulgación de la ley 25.740, en el año 2003”.

El funcionario indicó un dato particular de esta problemática. Si una persona llega a encontrar una punta de flecha, por ejemplo, la propiedad de este material no es de la persona que la halle, aún cuando el descubrimiento fuese hecho en un terreno perteneciente a esta persona.

“En el caso de los coleccionistas privados, el estado entrega la custodia de por vida de los restos arqueológicos a las personas, pero no se puede vender este material”, especificó Bosquet.        

En cuanto a las joyas bibliográficas, el director de Patrimonio sostuvo que “no es utópico pensar que no las vamos a recuperar, pero tampoco podemos comprometernos ni asegurar que vayamos a lograrlo”. 

Uno de los problemas con los que se ha encontrado Bosquet al hacerse cargo del área ha sido la falta de coordinación con otras instituciones.

“Por eso la reunión ha servido para formar el comité provincial de lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales, para combatir este delito y también para la prevenirlo. Estaremos vinculados con el ministerio de Seguridad, gendarmería, policía aeroportuaria, además de la secretaría de cultura”, adelantó el funcionario.

Según Valeria Calaza, fiscal de la Procuraduría General de la Nación, que integra una unidad especial para investigar delitos de contrabando, en los últimos tiempos Argentina ha padecido numerosos robos. "Se pudo saber que una banda de ladrones que se dedicaba a delitos comunes se fijó especialmente en este "nicho", llamémoslo así", ya que no había otros grupos organizados para cometer este tipo de robos de piezas de arte".

En Mendoza, entonces, habrá que revisar las condiciones de seguridad de algunos edificios que atesoran ese patrimonio que cuenta nuestra identidad, además de agilizar la coordinación de aquellos organismos que debieran resguardar lo que nos queda de nuestro pasado.

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 17:16
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 17:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial