Una víctima de secuestro virtual fue estafada en $700

Un adolescente creyó realmente que su madre había sido secuestrada y por eso aceptó recibir la llamada por cobro revertido y darle los números de las tarjetas telefónicas. Sin embargo, su madre se encontraba trabajando sin ningún problema y cuando el muchacho pudo contactarla advirtió que había sido otra víctima de esta modalidad de robo.

La historia es siempre la misma: llamar por cobro revertido, comunicar a quien atiende que un familiar ha sido secuestrado y pedir a cambio por el “rescate” tarjetas telefónicas. Algunos dicen que los responsables de los secuestros virtuales son presos, sin embargo no se sabe con exactitud. Lo que sí se sabe, es que cada día más personas son víctimas de esta modalidad de robo.

En la siesta de este jueves, un adolescente de 13 años fue estafado en $700 pues creyó realmente que su madre había sido secuestrada. Buscó hasta los últimos ahorros que había en la casa para comprar tarjetas telefónicas y pasar los números por teléfono a los “supuestos” secuestradores. Mientras, su madre estaba en su lugar de trabajo, lejos de peligro alguno.

Sonó el teléfono y el muchacho, que estaba solo en su casa, atendió. La llamada era por cobro revertido desde la penitenciaría y, pese al asombro, la acepto pues recordó que su madre estaba preocupada porque en los últimos días había recibido llamadas a su celular de un número desconocido, por lo que, tal vez, había hecho la denuncia.

La voz en el teléfono le pregunto el nombre al muchacho y le dijo: “Tu mamá está secuestrada. Estoy con ella y me pidió que te llame. Para liberarla seguí los pasos que te voy a decir. No va a pasar nada” y, cuando la víctima dijo que estaba sola, agregó: “Sacale la batería y el chip a tu celular. No le abrás la puerta a nadie y no quiero escuchar ninguna otra voz”.

El chico hizo todo cuanto le ordenaron y siguió atendiendo la llamada –pues tenía la orden también de no cortar-. A continuación el preso le dijo: “Andate a la pieza de tu mamá y buscá en el cajón de la cómoda que allí hay plata”. La coincidencia fue tal que el muchacho encontró ahorros que sumaban $700.

El extorsionador le dijo que sacara de a $100 y comprara, en locutorios cercanos, tarjetas Movistar y Control. El joven iba, compraba y volvía a dictar los números.

La primera vez el hijo le dijo al vendedor del locutorio lo que le había pasado y le dejó el celular de su madre para que el hombre la llamara. Pero, con los nervios, le indicó mal el número pues la mujer nunca pudo ser contactada. Aunque sí pudo ser contactada la policía. No obstante, cuando el móvil llegó a la casa, el adolescente no quiso abrirle la puerta al efectivo por miedo y, pese a las reiteraciones del policía, la negativa fue firme.

Quienes contactaron a una hermana del joven fueron los vecinos ya que vieron entrar y salir corriendo varias veces al chico. Pero, una vez que la madre fue localizada –quien estaba en su trabajo en perfectas condiciones- ya era tarde porque el joven había agotado todo el dinero en tarjetas y había recibido la última instrucción de la llamada telefónica: cortar los plásticos y tirarlos al inodoro.

Pasaron casi dos horas y todo volvió a la tranquilidad, pero nada saca el temor y el sentimiento que se ha ultrajado la intimidad a esta familia, cuya madre decidió comunicarlo a MDZ para que no existan otras víctimas.

Una vieja historia con nuevos afectados

El secuestro virtual no es una modalidad nueva. Apareció, al menos, hace cinco años y se extendió por todo el país. Llaman para notificar un accidente en el que está involucrado un familiar, pero no identifican al accidentado sino que preguntan “¿se puede tratar de alguien que no esté en su casa”. La persona contesta inmediatamente y señala algún familiar (hijo, madre, etc), a lo que el extorsionador le dice: “No se trata de un accidente, tenemos a esa persona secuestrada”.

Debido a la psicosis y temor que genera la llamada, la víctima no puede dilucidar nada y sigue exactamente los pasos que indica el secuestrador, que indica –en todos los casos- la compra de tarjetas telefónicas a cambio del rescate. Con la advertencia de que no avise a nadie, y menos a la policía, el estafador señala que llamará por segunda vez para anotar los números de las tarjetas telefónicas.

Hasta aquí la historia siempre se repite. Son muy pocos los que detectan la estafa ya que el miedo a que sea verdad los consume. En cambio, muchos otros van y compran las tarjetas (con la plata que a veces no tienen y la piden prestado) y esperan el llamado para pasar los códigos. Al cabo de un rato, cuando llega o pueden comunicarse con la persona “secuestrada” averiguan, ya tarde, que nunca estuvo retenida y que se trató de un robo.

A veces, para hacer más dramático el momento, los supuestos secuestradores dicen que están vigilando la casa. No obstante, esto también es mentira pues se especula que los autores de estos robos son internos de la cárcel. Esto explica el llamar por cobro revertido y pedir por el rescate pulsos telefónicos y no dinero. Según algunos trascendidos, en el penal intercambian los números de las tarjetas por droga.

Ahora bien, la llamada que mantuvo el adolescente con el estafador duró más de una hora y media. Si quien llamaba estaba preso, ¿ningún guardiacárcel –sabiendo que los internos hacen estas tretas- pudo evitar la situación?
Opiniones (1)
23 de octubre de 2017 | 18:04
2
ERROR
23 de octubre de 2017 | 18:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Pobrecitos, tienen que llamar por cobro revertido, que el estado les de una tarjeta de 10 pesos a cada uno, a cierto que no hay más de 10, bueno de 20 para que tengan para llamar, las pobres palomitas y así pueden seguir hostigando, maltratando, y jodiendonos la vida, por supuesto desde la carcel, por que los metieron ahí para que no jodieran más, pero como todo en este bendito país no alcanza, los pobres angelitos, te siguen dando desde adentro, y nadie ve ni escucha nada, que joda por favor, hasta cuando?
    1
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017