Deportes

Hiddink, el técnico de Rusia, desafía a España

"Espero que el 11 de junio los españoles conozcan nuestros nombres". Primero fue el triunfo del Zenit de San Petersburgo en la Copa UEFA, ahora la Eurocopa: pese a la preocupación por las bajas, el técnico está convencido de la nueva generación de futbolistas rusos puede causar furor en Europa.

"Sólo debemos mantenernos fieles a nuestro estilo", dijo el técnico holandés tras ganar 4-1 a Lituania en la ciudad alemana de Burghausen, en la última prueba antes de su debut el día 10 en el torneo continental.

"Espero que la mañana del 11 de junio, toda España conozca los nombres de los jugadores rusos, por lo bien que han jugado", añadió Hiddink, que en el Mundial de 2002, cuando dirigía a Corea del Sur, ya eliminó a su rival del martes en los cuartos de final.

En el ensayo general del miércoles por la noche, el equipo del holandés no sólo resultó convincente en una gran segunda mitad, sino que además puede haber encontrado el sustituto para el goleador del Zenit Pavel Pogrebnyak, que con una lesión en la rodilla se perderá probablemente el debut.

Roman Pavlyuchenko, del Spartak de Moscú, que ya marcó el gol de la victoria en el 2-1 contra Serbia, volvió a acertar con la portería contraria tras salir desde el banquillo. El atacante ya llamó la atención durante la clasificación, cuando frente a Inglaterra sirvió como comodín para dar la vuelta al 1-0 en contra y terminar ganando por 2-1.

Tras el último test antes del partido contra España, los rusos viajaron inmediatamente a su cuartel general en la ciudad austriaca de Leogang, donde el equipo fue recibido oficialmente el jueves con inusitado entusiasmo: por la mañana por decenas de niños en edad escolar y por la tarde por un centenar de lugareños que pese a la lluvia y al frío presenciaron su primer entrenamiento en los Alpes austriacos.

El equipo está alojado en el "Krallerhof", un hotel de cinco estrellas que en invierno es colmado por entusiastas esquiadores y que dispone de un terreno de 1.720 metros cuadrados. La delegación rusa ocupa 50 de las 118 habitaciones disponibles.

El lugar de entrenamiento de los rusos en Leogang es un pequeño pero coqueto estadio construido a nuevo, que cuenta con iluminación artificial y está enmarcado por una colina repleta de coníferas. Allí, bajo una pertinaz llovizna primero y una fuerte lluvia, sobre el final, los hombres de Hiddink practicaron a puertas abiertas. Básicamente, hoy realizaron trabajos regenerativos con y sin pelota.

Desde Leogang se puede acceder con facilidad a Innsbruck, donde Rusia enfrentará a España en la primera jornada del Grupo D y a Suecia en la última, el día 18, y a Salzburgo, en la que disputará el segundo encuentro ante Grecia, el 14.

La gran preocupación rusa son las lesiones. El susto ante Lituania lo dio el defensa Alexei Beresuzki, que en la disputa de un balón al comienzo del partido terminó con un ojo morado.

"Por suerte no es nada serio", dijo su hermano Vassili, por lo que nada parece que impida que el zaguero esté disponible para jugar contra España, aunque los periodistas rusos descreen que los gemelos del CSKA Moscú sean titulares en el primer partido.

Quien no estará con seguridad es el delantero Andrei Arshavin, autor del 2-1 contra Lituania, que está sancionado para los dos primeros partidos de su selección en la Eurocopa.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|19:01
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|19:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes