Los métodos anticonceptivos más antiguos

Ya desde el antiguo Egipto se difundían entre la población formas de prevenir embarazos. Se usaron desde heces y miel hasta esponjas.

Sin duda alguna, la abstinencia sexual es la mejor manera de prevenir embarazos y enfermedades de transmisión sexual, pero son pocos los que realmente pueden tener la fuerza de voluntad y tomar esta medida. Desde la Antigüedad, la prevención ha sido una preocupación, y ya desde entonces existían varios métodos anticonceptivos.

En el Antiguo Egipto, en el Papipro de Petri, fechado en 1850 aC, se describía una técnica que consistía en preparar una pasta con estiércol de cocodrilo y miel que debía ser colocada en la vagina antes del acto sexual.

Sorano de Éfeso, considerado el padre de la ginecología, escribió en el siglo II dC varios consejos sobre productos para aplicar en la entrada del útero y que podían actuar como barrera. Por ejemplo, hizo famosa una mezcla compuesta por aceite rancio de oliva, miel y bálsamo o resina de cedro.

Otra curiosa técnica que se hizo muy popular en su época consistía en tapar el cuello del útero, específicamente en la entrada, con una bola hecha de lana que estuviera empapada de vino y otras sustancias de textura gomosa (como un líquido en el que previamente se había disuelto corteza de pino).

Otro método consistía en crear una costra sobre el pene mediante una pomada que poseía la cualidad de matar el esperma al cerrarle el acceso al cuello del útero.

Según recogen escritos, Sorano de Éfeso también recomendaba el coitus interruptus. “En el momento crítico del coito, cuando el hombre esté próximo a descargar la simiente, la mujer deberá contener la respiración y retirarse un poco, de manera que la simiente no sea depositada demasiado profundamente en la cavidad uterina. Entonces, la mujer debería levantarse inmediatamente y acuclillarse, inducir el estornudo y limpiar la vagina a su alrededor, y quizás, tomar algo frío…”, recomendaba.

Los hindúes, por su parte, también utilizaron el método de mezclar estiércol con miel, pero en vez de heces de cocodrilo, utilizaban excremento de elefantes.

Los judíos, en cambio, siendo un poco más higiénicos, utilizaron esponjas que se introducían en la vagina.

En la antigua Roma, las tripas y vejigas de los animales servían para tapar el pene y evitar el paso de los espermatozoides.

Por más insólitos que suenen estos métodos, fueron la base para el avance científico en la materia y, gracias a ellos, hoy tenemos variedad y seguridad en protección sexual.
 
Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|23:58
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|23:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. y despues vino a pildora yupiiiiiiiii
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic