Escrachar y descambiar

¿De dónde deriva la tan usada palabra que se ha puesto de moda? Por otro lado, ¿qué cosas son las que se pueden descambiar?

En columnas anteriores, he mencionado más de una vez el nombre de la FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE (FUNDÉU), fundación constituida por la Agencia EFE y el BBVA, que trabaja asesorada por la Real Academia Española y que tiene como principal objetivo velar por el buen uso del idioma en los medios de comunicación. Esta fundación, año tras año y desde su creación, hace ocho años, elige la “palabra del año”, ya porque ella es votada por los usuarios a raíz del contenido que encierra o por su configuración fónica, ya porque ella ha sido muy utilizada por los medios de comunicación en sus mensajes cotidianos. Lo cierto es que, para el año 2013, el vocablo elegido resultó ‘escrache’.

El origen del término, según nos dice la FUNDÉU, no está definido: para algunos se encuentra en el italiano schiacciare (“aplastar, astillar, machacar”) o en el genovés scraccâ (“escupir”), términos que habrían llegado al español a través del lunfardo; para otros, en cambio, existe una conexión clara con el inglés to scrach (“arañar, rasguñar, marcar”). De hecho, en el español de los Estados Unidos se usa el sustantivo ‘escrache’  como “arañazo o rasguño”, acepción recogida en el Diccionario de americanismos. Esta obra académica, cuya aparición data de 2010, consigna también que un escrache es “una manifestación popular de denuncia contra una persona pública a la que se acusa de haber cometido delitos graves o actos de corrupción y que, en general, se realiza frente a su domicilio o en algún otro lugar público al que deba concurrir la persona denunciada”. Esta acepción es complementaria de la que atribuye al vocablo “situación desairada en la que se deja a alguien”. El Diccionario de la Real Academia, en la versión actualizada online - la vigésimo tercera edición, en papel, aparecerá en octubre de 2014 como culminación de las celebraciones del tercer centenario de la RAE-, también incluye el verbo ‘escrachar’, con dos acepciones, ambas del ámbito coloquial y dadas en Argentina y Uruguay: la primera es “romper, destruir, aplastar”, mientras que la segunda es “fotografiar a una persona”.

Tanto en Argentina y Uruguay como en España el verbo ‘escrachar’ y el sustantivo ‘escrache’ se vinculan al ámbito de la protesta; documenta la FUNDÉU que, con ese sentido y en el contexto de la investigación de los crímenes de sus dictaduras, empezó a emplearse con frecuencia en los medios de comunicación argentinos y uruguayos en los años 90. En España la palabra se populariza durante las protestas organizadas en los primeros meses de 2013 por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

El otro término que nos llama la atención por lo poco utilizado, sobre todo en Mendoza y, por consiguiente, en el español de nuestro país, es el verbo ‘descambiar’. Nosotros, en general, preferimos usar ‘cambiar’ o ‘permutar’. Al respecto, también la FUNDÉU nos dice que el vocablo está aceptado por el Panhispánico y que el valor es el de “devolver una compra”. Leemos en sus recomendaciones que “pasadas las fiestas navideñas y con la llegada de las rebajas, muchas personas acuden a los comercios a devolver productos que compraron o les regalaron. Para referirse a esto se emplea a menudo el verbo ‘descambiar’, rechazado por quienes opinan que en este caso habría que emplear únicamente el verbo ‘cambiar’. Sin embargo, este empleo de ‘descambiar’ está aceptado por la Asociación de las Academias de la Lenguaque indican que es un uso muy frecuente en la lengua coloquial en España y que equivale a ‘devolver una compra’. Si, desconfiados, lo rastreamos en nuestras permanentes fuentes académicas de consulta, encontramos que ‘descambiar’ equivale a “destrocar” y a “convertir billetes o monedas grandes en dinero menudo equivalente o a la inversa”. ‘Destrocar’ significa “deshacer el trueque o cambio”.

Nené Ramallo

Opiniones (2)
10 de Diciembre de 2016|12:23
3
ERROR
10 de Diciembre de 2016|12:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Empresarios multimillonarios y trabajadores pobres, eso es mas real muchachos
    2
  2. Si por lo menos se enriquecieran e hicieran obras de importancia y/o algo significativo para la provincia, podría aceptarse, Pero, es pedirles PERAS AL OLMO. No les da la cabeza ni la tienen la intención de hacer nada positrivo, mas no sea AFANAR. Por lo tanto, a esta manga de inútiles y corruptos hay que darles un escarmiento callejero, HAY QUE DARLES UNA BUENA PALIZA EN PUBLICO y hacerles pasar un momento avergonzante. En una palabra HAY QUE ESCRACHARLOS.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic