Patronelli contó detalles del terrible accidente

El campeón tuvo que abandonar la competencia luego de un de perder el control de su cuatriciclo. ¿Será su último Rally Dakar?

El campeón Marcos Patronelli llegó al campamento de San Juan, exhausto y resignado tras varias horas de amarga espera para ser trasladado por su abandono en la tercera etapa del Dakar Argentina-Bolivia-Chile, luego de perder el control de su cuatriciclo cuando transitaba el punto más alto de la carrera.

"El Dakar hay que correrlo, es así por más buen piloto que seas, se te cruza una piedra y quedás afuera de la carrera", indicó el campeón y artífice de una nueva era en la categoría cuatriciclos del rally más difícil del mundo.

El dos veces ganador del rally transitaba a 4.200 metros de altura sobre el nivel del mar, cuando su Yamaha Raptor 700 perdió potencia en una curva y al no poder dominarlo decidió tirarse hacia un costado.

Su cuatriciclo siguió de largo y cayó unos 600 metros abajo, sin que el piloto sufriera consecuencias.

Voló para todos lados. Me dolió muchísimo verlo así", confesó con la voz quebrada, y reveló que en soledad le dio mucho miedo pensar cuánto tiempo podría quedarse allí, en el medio de la nada.

"Falló la inyección del cuatri, hay algo malo ahí. Mientras subía empecé a perder potencia hasta llegar a los más alto, cuando empiezo a irme para atrás", recordó amargado.

Marcos relató ante una veintena de periodistas que iba a apenas un 10 por ciento de potencia y que cada subida era más difícil llevar el cuatriciclo. Reconoció que quiso pegar la vuelta y que cuando giró el cuatriciclo para atrás, "agarró como una piedra y se empezó a ir".

El campeón no pudo hacer nada y se bajó con el cuatri en marcha. Lo vio caer, destrozarse 600 metros más abajo.

"Voló para todos lados. Me dolió muchísimo verlo así", confesó con la voz quebrada, y reveló que en soledad le dio mucho miedo pensar cuánto tiempo podría quedarse allí, en el medio de la nada.

Marcos relató que antes de la caída, cuando había comenzado a trepar por la montaña, unos motoqueros en el camino le habían recomendado detenerse y desarmar la bomba de nafta pero él no quiso perder tiempo, elección que terminó pagando caro.

Falló la inyección del cuatri, hay algo malo ahí. Mientras subía empecé a perder potencia hasta llegar a los más alto, cuando empiezo a irme para atrás", recordó amargado.

Marcos se quedó a un costado del camino, en la más extrema soledad. No se escuchaba ni un sonido y lo único que veía era a su cuatriciclo yacer barranca abajo.

La angustia y la soledad le hicieron temer por su suerte y preguntarse cuánto tiempo más se quedaría allí y hasta incluso si lo encontrarían.

Un piloto boliviano pasó por el lugar y lo cargó atrás.

Juntos comenzaron a buscar una salida hasta que los sofisticados sistemas de seguridad y comunicación de la organización dieron con ellos y trasladaron a Marcos rumbo al campamento.

"Ayer festejaba y hoy el cuatriciclo quedó tirado", reflexionó Patronelli.

El piloto de Las Flores había terminado segundo la primera etapa entre Rosario y San Luis y primero en la segunda que unió San Luis con San Rafael.

Ganador del Dakar en 2010 y 2013, Patronelli tenía dos segundos puestos en 2012 y 2009 y un abandono en la cuarta etapa de 2011, cuando convaleciente de una fractura de tobillo, también se desbarrancó con su cuatri y decidió que debía dejar la competencia.

Marcos asegura que no sabe si será su último Dakar, pero explica que su madre no quiere saber más nada con que siga corriendo, porque le da miedo

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|09:47
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|09:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"