Hoy el Dakar parte su recorrido en dos

En distintos tramos los autos y camiones irán por un lado, mientras que las motos y quads lo harán por otro. Promesa de grandes emociones.

Los amantes de los espacios abiertos y los paisajes majestuosos encontrarán en Argentina un destino de lo más atractivo. David Castera, que frecuenta el país desde hace ya seis años, ha descubierto cañones de todo tipo y condición, pistas de montaña que cortan el aliento… Escenas, en definitiva, capaces de hacer vibrar de emoción a un motorista experimentado. Compartir estas joyas ha sido uno de los motivos que han llevado al director adjunto del Dakar a separar las especiales de motos y quads, por un lado, de las de coches y camiones, por otro: “Sé que los pilotos disfrutan de la variedad y también que los tramos técnicos sirven para hacer otro tipo de criba. Por ejemplo, en las pistas estrechas y de terreno quebradizo, de tipo trial, hay que valerse de unas armas bien concretas. Resulta interesante para la carrera y también para los pilotos. Si nos fijamos en la presente edición, esta nueva organización nos va a permitir batir un récord de altitud, pues los pilotos superarán los 4.300 metros, cortesía de una subida espectacular que sin duda quedará grabada en nuestra memoria. Pero lo más hermoso llegará después de la jornada de descanso, cuando los pilotos se adentren en territorio boliviano. Ha sido materialmente imposible trasladar todo el rally hasta allí, pero los pilotos de motos y quads van a vivir emociones fortísimas en el Salar de Uyuni.”

La otra gran ventaja de separar los itinerarios es que permite reducir el riesgo de accidentes, sobre todo durante la primera semana, cuando hay muchos vehículos compartiendo la pista. “Hay varios factores en juego, como las pistas angostas, el nerviosismo inherente a los primeros días del rally… En definitiva, al compartir pista pueden darse problemas cuando abundan las maniobras de adelantamiento. Al reducir estas situaciones, podemos abordar estas etapas desde una mayor tranquilidad. Los motoristas pueden rodar sin miedo y todo el mundo compite más tranquilo,” explica David. “Por ello, este año hemos decidido separar por completo los itinerarios en un total de cinco especiales, lo que representa aproximadamente 2.000 kilómetros de carrera, un 40% del recorrido total.” 

Para lograr este plus de tranquilidad, David Castera se ha enfrentado a un rompecabezas organizativo que le ha mantenido ocupado durante todo el año: “Evidentemente, la carga de trabajo se multiplica por dos cuando diseñamos dos especiales que se disputan en dos lugares diferentes. Pero la verdadera dificultad es que nuestros recursos no son infinitos, aunque los hayamos aumentado en consecuencia (con la incorporación al dispositivo de 1 helicóptero adicional, 4 vehículos CP y 4 vehículos medicalizados). En términos organizativos, es mucho más difícil organizar cinco etapas en paralelo para las distintas categorías que añadir cinco etapas al rally. Por suerte, el dispositivo habitual incluye un margen que nos permite hacer frente a todo tipo de escenarios. Así, en estas jornadas utilizamos una parte y tratamos, sobre todo, de ser inventivos en la forma de emplear los medios de los que disponemos.”

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|04:28
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|04:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"