Deportes

Se avizoran duros tiempos de guerra en la FIA

El presidente de la FIA, Max Mosley, disfrutó su triunfo en silencio, pero después de la fuerte crítica de los medios internacionales y del Automovil Club Alemán (ADAC) no parece vislumbrarse un período de calma en el ente rector del automovilismo mundial.

El británico protagonizó el martes una impactante "resurrección" al ganar una moción de confianza para mantenerse al frente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), pese al escándalo sexual que desgasta su imagen desde hace dos meses.

Mosley seguirá hasta octubre de 2009, cuando termina su mandato, gracias a 103 votos a favor, 55 en contra, siete abstenciones y cuatro sufragios nulos, según los datos oficiales comunicados por la FIA.

Sin embargo, el presidente del ADAC, el club de mayor envergadura de Europa, puso hoy en duda la capacidad de acción de Mosley. "Un presidente que toma su labor en serio y responsablemente debe poder presentarse también ante la opinión pública. No puede convertirse en una persona non grata", dijo a dpa el alemán Peter Meyer.

Por su parte, el diario español "Marca" señaló que Mosley está "desatando una guerra en la FIA". También el francés "L'Équipe" considera que el escándalo que involucra a Mosley en una orgía sadomasoquista con tintes nazis, aún no llegó a su fin.

"El primer tanto fue para él, pero Mosley sabe que el partido aún no está ganado", señala el diario francés.

Ya ayer se veía venir el primer conflicto cuando el ADAC anunció instantes después de conocerse el resultado de la votación que suspende "todo tipo de colaboración y participación en cargos de la FIA" mientras Mosley permanezca como presidente.

Meyer reafirmó hoy la decisisón y cuenta con que se sumen más voces en contra. Espero que los 55 votos "no hayan sido sólo de boca para afuera", dijo el presidente del ADAC.

El "Times" de Londres ya anticipó hoy que Mosley, que tiene a las grandes federaciones en contra, deberá pasar los últimos meses en el máximo cargo de la FIA como un "paria".

Antes de la asamblea extraordinaria del martes, el ADAC y otras 23 federaciones exigieron la inmediata renuncia de Mosley. Pero los 103 votos a favor, sobre todo de entidades más pequeñas, lo mantuvieron en el puesto.

"¿Cómo puede una mayoría de 61 por ciento, que representa a menos del 20 por ciento de automovolistas en el mundo, conseguir confianza?", se preguntaba el "Daily Telegraph".

"Sobre consecuencias concretas habrá que discutir las próximas semana y meses", anunció Meyer.

Si bien el dirigente delegó ya muchas labores de representación en sus vicepresidentes Franco Lucchesi y Marco Piccinini hasta las elecciones del año próximo, la embarazosa imagen de Mosley que recorrió Montecarlo va a repetirse en el futuro más de una vez.

"Un presidente a quien todo el mundo vio con los pantalones bajados ya no se puede tomar en serio", señaló el diario alemán "Süddeutsche Zeitung".

Hasta el momento, Mosley, de 68 años, no dio un comunicado oficial. El "tiene lo que quería. Sigue ahí y es así", dijo el jefe de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, quien también insistió en la renuncia de su largo compañero de ruta.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|07:15
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016