Gambas al ajillo ¡Irresistibles!

Un plato que genera fanáticos, es riquísimo y muy fácil de preparar. Ideal para cocinar en vacaciones, ya sea en la playa o en mendoza. Imprimí esta receta y... ¡Glup!

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.


Para 4 porciones


-20 langostinos pelados grandes

-5 dientes de ajo

-1 puñado de perejil picado

- ½ pocillo de vino blanco

-4 cucharadas de aceite de oliva

-1 ají picante (opcional)

-Sal y pimienta


 

Para comenzar nuestra receta, se descongelan los langostinos en un colador bajo el chorro de agua fría.

Se les retira la “vena” (es esa parte negrita que está en el lomo y que si no se la sacas después en la boca se siente muy fea) con la ayuda de un palillo. Se reservan en la heladera.

Se pelan los dientes de ajo. Para esto, se aplasta cada diente con la mano (¡ojo! No te desquites con nadie que no queremos volverlos puré...). Una vez pelados, se cortan en rodajitas finas con la ayuda de un cuchillo.

Se calienta el aceite de oliva en una sartén grande y se cocinan los ajos a fuego bajo. Cuando el ajo empieza a tomar color (pero sin dejar que se broncee demasiado).

Se agregan a la sartén los langostinos, se sube el fuego y se saltean rápidamente. Se añade el vino blanco y se cocina por tres minutos (¡ni más ni menos!) Una vez listas, se agrega sal, pimienta y el ají picante picado chiquito y se añade el perejil picado.

Se llevan a la mesa calientes, con todo su jugo y acompañadas por una tostada de pan casero. ¡Mmmm!

 

-Es muy importante que no se quemen los ajos, porque si se doran se vuelven amargos (y pueden arruinar tu receta).

-Si preferís usar camarones, no hace falta limpiarlos. Eso sí, comprálos pelados para no morir en el intento.

No cocines excesivamente los langostinos. Vuelta y vuelta es suficiente, así no se achican tanto y conservan todo su sabor.

-Mientras más finito cortes el ajo, más suave se sentirá en la preparación.

-Si querés que el ajo se sienta más suave, podés sacarle el centro (una parte verde que está en el interior de cada diente).

CURSO DE SUSHI ¡Disfrutá este verano preparando sushi en tu casa! 

Fecha y hora: Martes 25 de febrero de 18:00 a 22:30
Prepararemos: Arroz para sushi-Hosomaki roll-Futomaki roll-Uramaki roll-Roll crocante-Niguiri sushi
¡Podrás preparar tu propio sushi y llevártelo a casa!
Para inscribirte o recibir más info escribinos a: mariaurrutigoity@yahoo.com


Opiniones (3)
16 de agosto de 2017 | 17:32
4
ERROR
16 de agosto de 2017 | 17:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. JPDR ¡Muchas gracias por tu comentario! Lo que manifestás es cierto y muy interesante. En la receta me referí exclusivamente al sabor del ajo al llevárselo a la boca, ya que en esta receta se siente más sutil y más tierno si está cortado pequeño. ¡Saludos y que estés muy bien!
    3
  2. Disculpá, pero está mal el asunto de "mientras más finito cortes el ajo, más suave se sentirá en la preparación". La cantidad de superficie expuesta del ajo determina, junto con muchos otros factores, la cantidad de aceites escenciales del mismo que salen al aceite de oliva (girasol, manteca, o lo que sea). entonces, es al revés....una cosa que puede estar equivocada es la temperatura, el punto de cocción del ajo chico es mucho menor que el ajo grande, demás....pero si cocinás hasta el mismo puinto los pequeños y lois grandes, entonces los pequeños va a entregar mayor sabor.
    2
  3. ¡¡¡No, no tenés "right"!!! Con lo que me gustan los mariscos y me espetás esta receta... Estoy procurando no fenecer ahogado por mis "jugos bucales" (¿no es fino?)... Encima me imagino acompañándolos con un vino manzanilla de Sanlúcar de Barrameda y me "descuajeringo" por completo
    1