Pollo oriental con soja, albahaca y jengibre

Probé este plato en el Barrio Chino, y, a partir de ese momento, se convirtió en mi plato favorito. Es una fusión perfecta de sabores ¡preparálo y sorprendéte!

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

 Para 4 porciones


-3 supremas de pollo
-1 trozo de jengibre (80 g)
- 15 dientes de ajo pequeños
- 1 puñado de hojas de albahaca
- 5 cucharadas de salsa de soja
- 1 cucharada de aceite de sésamo tostado
- 1 cucharada de aceite de girasol
- 4 cucharadas de mirin (vino de arroz) o jerez bien seco
-20 g de azúcar
-Sal y pimienta

 

 

Se corta el pollo en dados en tamaño de un bocado.

Se corta el jengibre con un cuchillo en fetas bien finitas (¡lo más finitas que te salgan!).

Se calienta la sartén con el aceite de girasol. Se incorporan  los dientes de ajo, el jengibre y el pollo. Se cocina todo a fuego fuerte hasta que el pollo se dore un poco.

Se vierte el mirin,  se agrega la salsa de soja, el azúcar, y la mitad de hojas de albahaca (enteritas, ¡con palito y todo!).

 

Se cocina a fuego bajo durante 20 minutos.

Si se llega a secar la preparación durante la cocción le podés agregar un poco de agua hasta formar una salsita.

 

Una vez lista se prueba, se agrega sal y pimienta se añade el aceite de sésamo, la albahaca fresca y se sirve acompañado por arroz blanco.

¡¡¡Felicitaciones al cocinero!!!

 


-¡Crocante es más rico! Para que este plato resulte sencillamente irresistible. Agregále antes de llevarlo a la mesa un puñado de almendras peladas y tostadas… ¡te va a encantar!

 

-  El mirin es un vino de arroz que se puede conseguir en las dietética de The Market (Panamericana) o del Mercado Central. Si no llegás a conseguir lo podés reemplazar por jerez bien seco.

-  El aceite de sésamo es una de las claves del éxito de esta receta. Se vende en los lugares que mencioné arriba. Si no conseguís, podés reemplazarlo agregando un puñado de semillas de sésamo tostadas al final de la cocción.

-  Este plato lo probé en el restauran Palitos del Barrio Chino, y, a partir de ese momento, se convirtió en mi plato favorito. No te asustes con la cantidad de ajo que lleva la receta, después de la cocción queda suave y delicado.

-Probá la soja antes de agregarla y si es demasiado salada rebajála con un poco de agua para que no sale en exceso tu receta.

Opiniones (1)
16 de agosto de 2017 | 16:23
2
ERROR
16 de agosto de 2017 | 16:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. WOW!!! Trorrrrrrdinario. Súpertentador y (como me pasa que mentalmente mezclo los sabores y aromas) "me se hace agua la boca"... Siempre excelente el "paso a paso" y las fotos. ¿Qué te parece maridarlo con el mismo Jerez? Mmmmm
    1