"Necronomicón", el libro maldito e inhallable

Su nombre puede interpretarse como "relativo a los muertos" y contiene los secretos para dominar las fuerzas oscuras del universo.

Se han dicho tantas cosas sobre el Necronomicón, que hay gente que pagaría fortunas por tener una copia. Y es que su antigüedad (data del 730 dC), los escasos datos sobre su autor (el árabe Abdul Al-hazred, quien murió loco) y el hecho de que haya sido incluido por la Iglesia católica en en su Index Librorum Prohibitorum, hacen de este libro un objeto de deseo para muchos.

Pero, ¿qué es lo que contiene el Necronomicón para que sea tan valioso y tan buscado? Primero, por lo que su nombre significa, algo así como “relativo a los muertos”. Y, por otro lado, los secretos que aparentemente encierra, que son ni más ni menos que las formas para despertar a las terribles y siniestras fuerzas que alguna vez imperaron sobre la Tierra antes de que la Humanidad viese la luz.

Es de suponer, entonces, que quien tenga en su poder el Necronomicón puede dominar a los vivos, justamente porque tendrá control sobre los muertos. Por eso es que más de una persona ha pagado pequeñas fortunas por copias de este libro, pero todos los casos registrados han terminado siendo meras estafas, porque el verdadero Necronomicón no ha aparecido hasta ahora, lo que ha generado de cientos de fanáticos alrededor del mundo hayan salido tras su pista, con ningún resultado positivo.

Claro que todo esto tiene una explicación.

La necedad de los fanáticos

Nadie alrededor del mundo podrá nunca encontrar el Necronomicón. Nadie nunca podrá ojearlo ni mucho menos poder acceder a las fuerzas oscuras que dominan a los muertos porque, sencillamente, el Necronomicón es un invento total y absoluto.

Y el genial inventor de este libro es el escritor estadounidense H.P. Lovecraft, quien lo menciona por primera vez en el cuento El sabueso, de 1922, pero luego, en 1927, él mismo escribió una breve nota sobre la autoría del Necronomicón y la historia de sus traducciones, que fue publicada en 1938, tras su muerte, como Una historia del Necronomicón.

La genialidad de Lovecraft consistió en dar muchos detalles sobre este libro apócrifo, pero, sabiendo lo que podía llegar a generar (había sostenido que sólo quedaban cuatro copias de él distribuidas alrededor del mundo), escribió: “Ahora bien, sobre "los libros terribles y prohibidos", me fuerzan a decir que la mayoría de ellos son puramente imaginarios. Nunca existió ningún Abdul Alhazred o el Necronomicón, porque inventé estos nombres yo mismo. Luwdig Prinn fue ideado por Robert Bloch y su De Vermis Mysteriis, mientras que el Libro de Eibon es una invención de Clark Ashton Smith. Robert E. Howard debe responder de Friedrich von Junzt y su Unaussprechlichen Kulten.... En cuanto a libros escritos en serio sobre temas oscuros, ocultos, y sobrenaturales, en realidad no son muchos. Esto se debe a que es más divertido inventar trabajos míticos como el Necronomicón y el Libro de Eibon”.

Pero, claro, esto no convenció a quienes se convencen fácil de que hay fuerzas oscuras pero les parece imposible que pueda existir una mera invención literaria.

Así es como el Necronomicón no existe ni nunca existió, pero seguro que seguirá habiendo quienes intenten hallarlo y quienes sigan perdiendo plata cayendo en las garras de los estaadores.

Para saber más sobre el Necronomicón, se puede consultar http://es.wikipedia.org/wiki/Necronomic%C3%B3n#cite_note-HPLA-letters-1 y http://www.demonologia.net/el-necronomicon/.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (2)
3 de Diciembre de 2016|16:55
3
ERROR
3 de Diciembre de 2016|16:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Cualquiera que conozca a Lovecraft sabe bien lo que es el Necronomicon. Lean más libros y menos diarios, de papel u online.
    2
  2. Sería muy interesante que el nada despreciable hecho que el Necronomicón es un INVENTO, estuviera mencionado el en título, algo así como NECRONOMICÓN, UNA GRAN GENIALIDAD. Y no al final del texto.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016