Comer algodón: la nueva dieta mortal

Ya circulan videos sobre cómo implementar esta horrorosa técnica para bajar de peso. Mirálo y enteráte por qué es tan peligrosa.

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

Las presiones sociales, el mandato de la perfección, la creciente necesidad de aparentar y el bombardeo en los medios con imágenes de mujeres "perfectas" (cuerpos llenos de silicona y cirugías que tienen mucho más que ver con una muñeca que con la realidad); han llevado a muchas mujeres y hombres a caer en una desesperada lucha por alcanzar lo imposible, cueste lo que cueste.

Existen un montón de absurdos métodos para adelgazar, como tragar una lombriz solitaria, dormir para no probar alimento, o tal vez hasta hayas escuchado sobre la costumbre de algunas modelos de comer pañuelos desechables (sí, aunque parezca mentira).

Después de estas locuras, lamentablemente poco nos sorprende la aparición de la llamada "dieta de las bolas de algodón".

La dieta, como se detalla en foros, en videos de YouTube y en otros sitios de Internet (especialmente los pro Ana -pro anorexia- y pro Mía -pro bulimia-), implica engullir de una sola vez hasta cinco bolas de algodón mojado en jugo de naranja, limonada, batido o en cualquier otra bebida.

La idea es sentirse satisfecho sin engordar. Hay personas que lo hacen antes de una comida, para limitar su ingesta de alimentos, pero otros subsisten exclusivamente a base de ellas.

El problema no solo radica en los riesgos de desnutrición que esto conlleva.
Ocurre también en que exceptuando que la persona vaya a comer algodón de una cara marca orgánica, la mayoría de las bolas de algodón realmente no están hechas de este material, están blanqueadas, hechas de fibras de poliéster que contienen una gran cantidad de productos químicos.

"La ropa es también de poliéster, tragar una bola de algodón sintético es como mojar la camiseta en jugo de naranja y comérsela", refirió la jefa de redacción del sitio "Diets on review".


 El Dr. Ovidio Bermudez, director médico en el Centro de Recuperación Alimenticia en Denver, dijo que engullir bolas de algodón sintético es similar a comer tela, o incluso botones o monedas. "Más allá del riesgo de asfixia, la práctica podría dar lugar a una obstrucción del tracto intestinal, una masa atrapada que se conoce como 'bezoar', lo que podría ser potencialmente mortal", dijo Bermudez.


Y aunque esta parece ser una nueva práctica 'de moda' entre adolescentes, se ha sospechado que muchas modelos lo han hecho desde hace mucho tiempo para lograr ser contratadas.

Opiniones (3)
23 de octubre de 2017 | 00:13
4
ERROR
23 de octubre de 2017 | 00:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. realmente pobres mujeres!!!!
    3
  2. LOS PLACERES DE LA VIDA SE GOZAN CUANDO PALPITAN. VIVAN LOS HELADOS Y LOS CHOCOLATES
    2
  3. Prefiero las bolas de helado.
    1