Deportes

El estadio más caro del Mundial tiene goteras

El Mané Garrincha de Brasilia costó 371 millones de euros pero su techo tiene graves filtraciones de agua.

El estadio más caro de los 12 que fueron construidos o remodelados para el Mundial de fútbol de Brasil 2014, el Nacional de Brasilia, tiene filtraciones en el techo, ocho meses después de ser terminado, explicó el operador del escenario.

Secopa, la agencia gubernamental que opera el Estadio Nacional Mane Garrincha de Brasilia, le pedirá a la compañía que lo reconstruyó que explique la razón por la que hubo partes del techo que dejaron pasar agua en el amistoso del fin de semana entre las selecciones de fútbol femenino de Chile y Brasil. Así lo informa el diario español ABC en su edición de hoy.

La prensa informó que casi toda la parte baja de las tribunas estaba inundada pese a que Secopa minimizó el problema, diciendo que las filtraciones no eran serias y que no afectarían el normal desarrollo de los partidos que tendrán lugar en el estadio durante el Mundial.

"Debido a que es un estadio nuevo, grandioso y complejo, algunos puntos están siendo corregidos y controlados, pero no hay nada que comprometa el funcionamiento del estadio o la posibilidad de albergar eventos en el lugar", dijo Secopa en un comunicado.

El estadio tiene una garantía de cinco años y cualquier reparación será pagada por la constructora, remarcó Secopa. El estadio de la capital Brasilia costó más de 508 millones de dólares (371 millones de euros) y albergará seis partidos durante el Mundial, entre ellos uno de los encuentros de cuartos de final y la definición del tercer puesto.

El estadio se inauguró en mayo y un mes después albergó el partido inaugural de la Copa Confederaciones entre Brasil y Japón. Desde ese momento fue sede de 17 eventos importantes, entre ellos varios partidos de la primera división local, dijeron funcionarios del estadio.

El problema de la filtración en el estadio con capacidad para 73.000 personas no es el primero en los escenarios brasileños. El estadio Joao Havelange en Río de Janeiro tuvo que ser cerrado meses atrás, seis años después de que fuera construido para los Juegos Panamericanos. Ingenieros dijeron que había peligro de que el techo colapsara si se producían vientos fuertes y señalaron que los trabajos de reparación tardarían 18 meses.

El estadio debe estar listo para los Juegos Olímpicos del 2016. Al menos tres de los seis estadios que deben ser finalizados para el Mundial serán entregados fuera del plazo impuesto por la FIFA. Además, un total de cinco personas han muerto mientras trabajaban en las 12 sedes, entre ellos un hombre en Brasilia.

Opiniones (0)
22 de enero de 2018 | 17:08
1
ERROR
22 de enero de 2018 | 17:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes