Consideran que el secuestro virtual es una tentativa de estafa

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal sostuvo que una mujer detenida por cometer un secuestro virtual debe ser condenada por tentativa de estafa, que es un delito menor que permite la excarcelación. En el caso analizado, habían retenido un remisero que nunca estuvo cautivo.

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal sostuvo que una mujer detenida por un  secuestro virtual frustrado, no debe ser acusada por extorsión sino por tentativa de estafa, un delito menor que permite la excarcelación, confirmaron hoy fuentes judiciales.

Para el tribunal, la extorsión implica el anuncio de un daño, que en el caso concreto era imposible ejecutar porque quien era mencionada como la víctima del hecho, un remisero de esta capital, jamás estuvo cautivo.

La decisión fue adoptada por la Sala VI de esa cámara al confirmar el procesamiento de una mujer (cuya identidad se mantuvo en reserva) quien, junto con dos cómplices aún sin identificar y que se hallan prófugos, intentó cobrar un rescate de 5.000 dólares.

La mujer y sus cómplices se habían asegurado que ese día, el 14 de marzo último, el remisero estuviera realizando un viaje "largo" y sin teléfono celular, lo que favorecería el plan.

Según las fuentes judiciales, la hija del remisero recibió un llamado telefónico en el local que explotaba ese rubro en la zona de Parque Chacabuco, donde le advertían que tenían secuestrado al padre y le formulaban la exigencia económica.

Los investigadores dijeron que mientras la familia negociaba vía telefónica el precio del rescate -que se redujo a 1.000 pesos si se pagaba con urgencia- se filtraron otras voces que se referían al movimiento de policías, a pocos metros de la remisería.

Esa circunstancia permitió la detención de la mujer, minutos antes que, completado el viaje, el chofer retornara a la remisería sin saber a qué se debía la presencia policial en el lugar.

La extorsión, precisaron los camaristas Gustavo Bruzzone, Luis Bunge Campos y Marcelo Lucini, "consiste en obligar a otro, mediante intimidación, a entregar, enviar, depositar o poner a su disposición o la de un tercero aquello que constituye el objeto
del delito, pero siempre por medio de amenazas".

"La exigencia dineraria realizada, enmarcada en amenazas y simulación de un secuestro, forman parte de una maniobra ardidosa única, tendiente a afectar el psiquismo del destinatario como para hacerlo incurrir en un error e inducirlo a concretar la
disposición patrimonial pretendida", agregaron los camaristas.

A diferencia de la extorsión, la tentativa de estafa es excarcelable, pero allegados al sumario remarcaron que la mujer "seguirá detenida" al menos hasta el juicio oral porque registra antecedentes -tiene una condena por tráfico de drogas-.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 08:00
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 08:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial