Guía para encontrar a las mujeres más lindas, en París

"La guía de las mujeres bonitas de París" es un libro que describe los atributos femeninos según la zona de la ciudad. Su autor Pierre-Louis Colin -que además escribe discursos para el canciller francés, Bernard Kouchner- asegura que el objetivo del libro de 190 páginas es facilitar la contemplación de mujeres, pero no su conquista.

Pierre-Louis Colin es un parisino de 34 años, egresado de la Escuela Normal Superior -donde se formaron intelectuales como Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre- habló de su guía, respondió las críticas y dijo que él mismo se considera feminista.  En una extensa entrevista realizada por BBC Mundo explica cómo es su libro y qué busca con el mismo.

¿Qué hace especiales a las mujeres de París?

Es la libertad para ser atractivas, sin intentar seducir. Pueden ser sexy sin ser sexuales.  No son tímidas, pero eso no es provocación; lo hacen con mucho pudor e inocencia, aunque sea una inocencia falsa.

Hay todo un juego de interacción libre entre los hombres y las mujeres, en el que ellas pueden ser femeninas, no agresivas. Es un equilibrio frágil.

¿Y la idea del libro surgió mirando mujeres desde un café?

Esa es mi principal actividad cuando tengo tiempo libre. Era un tema fascinante, así que busqué una forma de escribir sobre esto. Después apareció la forma de una guía, lo intenté y se lo propuse a un editor.

¿Es posible distinguir las mujeres por barrio? ¿Eso no cambia todo el tiempo?

Sí cambia, pero hay como un ambiente en cada barrio. Las mujeres de Madeleine no viven ahí. Pero cuando van a Madeleine lo hacen por trabajo y tienen que vestirse de acuerdo a ciertas normas. En Bastilla no hay tantos bancos, ministerios, agencias de comunicación, entonces las chicas no se visten igual.

Lo mismo para las chicas que viven ahí, porque los precios de los apartamentos no son los mismos. La belleza también es una construcción social.

¿Hay barrios de París donde se encuentran las mejores piernas?

Sí, porque están más atentas a sus piernas, entonces visten zapatos de tacos altos, faldas... Se preocupan por tener sus piernas hermosas, y ese es el resultado.

¿Y cuáles son algunas particularidades, barrio por barrio?

Por ejemplo, en la calle Montorgueil, un barrio importante en el libro y en mi vida, hay un uso muy moderno de ropa como pequeñas camisetas, faldas muy cortas, colores vivos, chicas muy jóvenes, con pechos pequeños, caminando rápido. Es el ambiente de la calle, donde hay mucha moda y también muchos gays.

Por el contrario, aquí en el séptimo distrito, el ambiente es más familiar. No hay tantas oficinas, entonces durante la semana se encuentran todas las mujeres que no trabajan. Algunas son absolutamente hermosas.

En la calle Cler encuentras damas increíbles de 50, 60 o 70 años. Aquí las mujeres mayores son más atractivas que las jóvenes.

Hubo críticas al libro. Algunos dicen que utiliza a las mujeres como objetos. ¿Qué responde?

Creo que no lo leyeron. Porque no hay ninguna parte donde diga cuál debe ser la existencia social o profesional de las mujeres. Al contrario, digo que la libertad de las mujeres es nuestro valor más preciado. Porque esa libertad les permite ser tan hermosas, caminar por la calle, usar faldas.

Y estoy contra todos los que quieren restringir esa libertad: los curas o incluso las feministas que dicen que no hay que ser sexy. Y decir que las mujeres son hermosas no significa que su única actividad sea esa. Al contrario, lo hermoso es verlas caminar, trabajar, estar apuradas, conversar...

¿Y los que se sintieron impactados por lo que dice el libro sobre las colegialas? (Señala que la "legislación actual y cierta forma de psicosis colectiva han creado un clima de sospecha que convierte a cada admirador de chicas jóvenes en un violador infantil")

Yo no digo que miren a las colegialas, digo que está prohibido hacerlo. Es la verdad, está prohibido.

¿Qué dijo su novia sobre el libro?

Al principio estaba preocupada, porque es feminista. Ella me considera un feminista, y yo mismo también me considero feminista. Ella tenía miedo de avergonzarse cuando saliera el libro. Pero luego lo leyó. Y aunque pienso que no está muy interesada en la materia, valora que pueda ser interpretado como un poema sobre la belleza de las mujeres.

¿Y qué dijo el canciller Kouchner?

Pienso que no lo impactó y espero que lo valore. Pero debería preguntárselo la próxima vez.
Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 20:41
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 20:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial