Deportes

Bianchi: "Nunca preparé penales, era intuición y suerte"

Así recordó el técnico de Boca sus conquistas internacionales. Mañana se cumplen 10 años de la última Intercontinental, ante el Milan.

Carlos Bianchi, el DT más ganador de la historia de Boca, recordó que durante sus dos ciclos anteriores en el club "nunca" ensayó penales para definir títulos y atribuyó su éxito en ese aspecto a la "intución y suerte", al cumplirse mañana una década de la última Copa Intercontinental ganada ante Milan de Italia en Japón.

"Jamás practiqué penales antes de una final ni tenía anotado quiénes los ejecutarían. Cuando llegaba el momento, me acercaba al grupo, miraba a los jugadores a los ojos y, aquel que tenía la mirada erguida y no la bajaba, era mi candidato", reveló en una nota exclusiva con Télam para evocar el último título mundial `xeneize`.

Cuando llegaba el momento, me acercaba al grupo, miraba a los jugadores a los ojos y, aquel que tenía la mirada erguida y no la bajaba, era mi candidato

"Siempre dijeron que los penales eran mi especialidad y la verdad que me causa gracia. Nunca los preparé, sólo era cuestión de intuición y suerte", aseguró el entrenador, que por esa vía festejó tres Copas Libertadores (Vélez 1994 y Boca 2000 y 2001), además de la Intercontinental 2003 en la ciudad de Yokohama.

En aquel escenario, el 14 de diciembre de ese año, Boca se impuso al Milan 3-1 con tiros desde los doce pasos, después de empatar 1-1 en el tiempo reglamentario y los 30 minutos de alargue. Así, logró el tercer título mundial del club y segundo con Bianchi como DT, luego del alcanzado en 2000 con el triunfo ante Real Madrid (2-1).

"Ese equipo no era tan poderoso como el que jugó con el Real o el Bayern Munich (perdió 1-0 en la Intercontinental 2001). Sabíamos que no éramos candidatos pero fuimos campeones porque se trataba de un conjunto de hombres. Los jugadores se sentían unidos y dejaban todo en cada pelota", rememoró.

Sabíamos que no éramos candidatos pero fuimos campeones porque se trataba de un conjunto de hombres

Consultado por la clave de aquella conquista, Bianchi dudó: "No sé, por supuesto que recuerdo nombres y situaciones del juego pero no podría distiguirla porque no soy de volver a ver los partidos en el tiempo".

"Jugábamos contra uno de los equipos más poderosos del mundo y tomamos nuestras precauciones. Tanto los jugadores como yo sabíamos que no teníamos derecho a equivocarnos", abundó.

Luego, asumió que fue "importante empatar rápidamente" con gol de Matías Donnet (29m.PT) tras la apertura del marcador conseguida por el danés Jon Dahl Tommason, seis minutos antes.

"Eso nos favoreció porque a los italianos siempre les cae mejor jugar de contraataque. Milan tenía jugadores notables en ataque (Clarence Seedorf, Kaká y Andry Shevchenko, entre otros) y en el segundo tiempo se vinieron con todo pero supimos aguantarlos bien. La parte defensiva nuestra fue para destacar", reconoció.

Bianchi, ganador de nueve títulos en Boca (cuatro locales y cinco internacionales), valoró especialmente la consagración de 2003 por el hecho de no haber contado en el máximo potencial a las dos figuras principales del equipo: Guillermo Barros Schelotto y Carlos Tevez, quienes llegaron al límite por distintas lesiones.

"Eran muy importantes para nosotros, se trataba de las figuras más desequilibrantes del plantel. Les hablé a los dos para decirles que iban a jugar 60 minutos cada uno porque ninguno podía hacerlo todo el partido", explicó sobre el `Mellizo`, que fue titular, y el `Apache`, que entró en el segundo tiempo.

"Después estaba Iarley, en quien confiaba mucho. Ya era un jugador afianzado, tenía 30 años. Me dio muy buenos resultados, era un delantero guapo y atrevido. Pasaba por un semestre excelente: jugó un gran superclásico con River en el Monumental (2-0) y tuvo participación en el gol de Donnet a Milan", repasó.

A modo de cierre, Bianchi admitió que "los recuerdos son lindos", pero expuso su filosofía de "no vivir de ellos porque también está el presente".

Más allá de lo que uno ganó, hay que asumir el desafío del presente y eso se hace difícil. Hay otros nombres, otras situaciones, no es todo lo mismo

"Más allá de lo que uno ganó, hay que asumir el desafío del presente y eso se hace difícil. Hay otros nombres, otras situaciones, no es todo lo mismo. La gente tiene muy vivos esos recuerdos, por eso me brinda su aliento constantemente a pesar de no haber conseguido resultados", concluyó el `Virrey`, que regresó al club a principios de año, sin los éxitos del pasado.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|00:40
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|00:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic