La mayoría de edad

¿Muy mayor? ¿Más mayor? ¿Tan mayor? Siempre nos dijeron que las formas en comparativo no admitían a su lado adverbios, pero...

Todos estudiamos alguna vez que las formas en comparativo no admitían a su lado adverbios como ‘más’, ‘muy’ o ‘tan’. Sin embargo, el uso nos demuestra que hay excepciones y que ellas están registradas por los diccionarios especializados. Así sucede con ‘mayor’. Veamos cuáles son esos usos en los que es posible anteponer un adverbio cuantitativo.

‘MAYOR’ es el comparativo del adjetivo ‘grande’, deriva de la forma latina maior y equivale a ‘más grande’, en formas como Cada día es mayor la sensación de inseguridad. Me sorprende el interés cada vez mayor de los jóvenes por ese tipo de literatura. Cuando se expresa el término de la comparación, se puede usar QUE o DE: El ansia de saber era en él mayor que la de comer. La asistencia al almuerzo fue mayor de lo que se había calculado. No debe usarse, en estos casos, la preposición A; por lo tanto, no decimos *Se trata de un plazo mayor a lo que contempla la ley sino Se trata de un plazo mayor de lo que contempla la ley o Se trata de un plazo mayor que el que contempla la ley.

Cuando ‘mayor’ se emplea con valor comparativo, esto es, con el significado de “que excede a otra cosa en tamaño, cantidad, calidad o intensidad” y, referido a persona, “que excede en edad a otra”, es incorrecta su combinación con otras marcas de grado como ‘más’ o ‘tan’: no decimos *Su inteligencia es tan mayor como su bondad sino Su inteligencia es tan grande como su bondad; tampoco Julián es más mayor que vos sino Julián es mayor que vos. No obstante, ‘mayor’ tiene, dentro del campo de la edad, usos en que funciona, no como comparativo de ‘grande’, sino como un verdadero adjetivo en grado positivo. En estos casos sí puede admitir su combinación con marcas de grado como ‘más’, ‘muy’ o ‘tan’.

Esto sucede dentro del campo de la edad, cuando ‘mayor’ funciona como adjetivo no comparativo con los valores siguientes:

a) “De no poca edad”. Se opone a ‘pequeño’: Es un juego para niños mayores, no para chiquitos. Así, un niño puede decir Ya soy mayor, queriendo expresar, simplemente, que ya no se considera pequeño. En este sentido ‘mayor’ sí admite su combinación con marcas de grado como ‘más’, ‘muy’ o ‘tan’: Cuando me hice más mayor, pude entender los planteos que mi padre le hacía a mamá. Es muy mayor para ir a una guardería. ¡Tan mayor y aún con pañales!

b) Puede usarse con el sentido más preciso de ‘adulto’: Se hizo mayor y se fue a vivir solo. En este sentido, es correcto pensar en estas dos opciones: Cuando sea mayor, que haga lo que quiera (= cuando sea adulto, que haga lo que quiera) y Cuando sea más mayor, le daré las llaves del auto y de la casa (= cuando tenga más edad de la que tiene ahora, le daré las llaves…).

c) ‘De edad avanzada’: Es un hombre mayor, casi un anciano. También en este caso admite su combinación con marcas de grado: Me dio gran pena ver a mi madre tan mayor; Elena era una mujer muy mayor, casi una vieja. María era tan mayor como mi tía.

Para los sentidos antes señalados existe el superlativo coloquial ‘mayorcísimo’: Se trataba de un vecino mayorcísimo, conocido por todo el pueblo.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó7/10
Opiniones (1)
5 de Diciembre de 2016|13:14
2
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Siempre un maravilloso aroma a aire fresco tu sección. Sobre todo para compensar las habituales barbaridades (no aquí, obviamente) como haber leído INTERPERIE esta mañana.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016