Deportes

Los brasileros quieren que el Maracaná sea "un campo de guerra"

"Vamos a callar al Boca", afirma uno de los mensajes preparados por la secretaría de Deportes de Río para ser exhibidos en las pancartas gigantes del estadio, que recibirá a más de 70.000 aficionados en el choque ante Boca.

Dirigentes del fútbol brasileño desean convertir al estadio Maracaná en un "campo de guerra" el miércoles, cuando el equipo carioca recibirá al poderoso Boca Juniors argentino en la revancha de las semifinales de la Copa Libertadores de América.

"Vamos a callar al Boca", afirma uno de los mensajes preparados por la secretaría de Deportes de Río para ser exhibidos en las pancartas gigantes del estadio, que recibirá a más de 70.000 aficionados.

Otro mensaje destinado a estimular a la hinchada compara el Maracaná a una "olla", en una alusión al estadio del Boca Juniors, "La Bombonera", que no pudo ser utilizado por los argentinos en el partido de ida, que terminó con un empate por 2-2.

"Nuestra idea es la de crear un ambiente de Bombonera y convertir el estadio en una olla tricolor", afirmó el secretario de Deportes de Río, Eduardo Paes.

El ambiente de guerra también se refleja en las sospechas manifestadas por jugadores del "tricolor carioca" ante las noticias sobre los dolores musculares que afectan al principal astro del equipo "xeneize", Juan Román Riquelme.

"Eso es un cuento. Es claro que él va a jugar", opinó el mediocampista Thiago Neves, que este domingo salió ileso de un accidente automovilístico en Río de Janeiro.

También el delantero Washington se manifestó seguro de que Riquelme comandará al Boca en el partido decisivo: "Claro que hubiera sido mejor no tener a Riquelme como adversario, pero yo no lo creo".
En Imágenes