"Los hijos de Hitler", un documental para expiar culpas

Un film emitido por la televisión pública española muestra el dolor y el pesar de los descendientes de algunos criminales nazis.

Los hijos de Hitler es el título de un documental que se emitió por la televisión pública española y en el cual los participantes, todos descendientes de altos dirigentes nazis, ofrecían sus testimonios.

Una sobrina nieta del Goering, el hijo del gobernador de la Polonia ocupada y un nieto directo de Rudolf Hess narraban ante las cámaras sus sentimientos y experiencias derivados de un destino caprichoso que quiso unirlos a un árbol genealógico tan peculiar.

En los tres casos, el rechazo a la barbarie que cometieron sus ancestros era absoluto, pero todos sus relatos eran en primera persona, ya que reconocían abiertamente que muchos otros miembros de sus familias disimulaban e incluso justificaban lo hecho por sus antecesores.

Entre los testimonios, se destacó el de un ya anciano escritor, hijo del que fuera gobernador durante la ocupación de Polonia y que se dedica a impartir charlas a jóvenes en centros de enseñanza. Este hombre, padre y abuelo, se quedó solo entre sus cuatro hermanos a la hora de investigar y denunciar las tropelías que su progenitor, con la aquiescencia de su esposa, había cometido décadas atrás.

No menos emotivo resultó el fragmento dedicado al nieto de Hess. De la mano de un descendiente de supervivientes del Holocausto se desplazó al campamento de Auschwitz, reconociendo espacios donde su padre, de niño, jugaba con sus hermanos (hijos de Hess), mientras a unos metros se cometían todo tipo de atrocidades, culminadas con el exterminio masivo de seres humanos. Allí coincidió con una excursión de chicos israelíes, a los que no dudó en pedir perdón por lo que su abuelo había hecho. Un anciano superviviente no dudó en abrazarlo y confortarlo, eximiéndolo de culpa.

Y qué decir de la actual ciudadana californiana sobrina nieta de Goering. Al igual que los otros protagonistas, abominaba lo ocurrido sin ningún género de dudas, denunciando cierta complacencia de otros familiares suyos hacia el régimen nazi.
Los tres protagonistas emitían un claro e inequívoco mensaje de condena hacia las actuaciones de esos familiares suyos. Por otra parte, con mayor o menor sentimiento de culpabilidad, trataban de reparar, aunque solamente fuese con el gesto de reconocimiento hacia las víctimas, el daño que habían cometido sus padres o abuelos.

El sitio web RTVE.es publica algunos de los testimonios de los descendientes de nazis y profundiza sobre el contenido del documental.

“Es difícil explicar la culpa”, dice en el documental el nieto de Rudolf Hoess, a quien se le atribuye la muerte de dos millones de judíos en Auchswitz. “Pero cargo con esa culpa, no puedo evitar sentirme culpable”, agrega.

Como él, otros de los protagonistas de Los hijos de Hitler no pudieron imaginar que su padre o su abuelo hubieran dirigido las SS o que abrieran campos de concentración como el de Auschwitz, donde supervisaron el exterminio de millones de personas en las cámaras de gas. En sus familias, como explica Niklas Frank, el hijo de uno de los colaboradores más próximos de Hitler y gobernador de la Polonia ocupada, “todo terminó el 8 de mayo de 1945”.

Lucha de sentimientos

El documental reúne conmovedores testimonios cómo el de Monika Goeth, la hija del sádico comandante del campo de concentración de Plaszow, famoso por la película La lista de Schindler. Ella le preguntó a su madre de niña si su padre había matado a algún judío y la respuesta fría que obtuvo de ella fue: “Bueno, sí que mató a unos pocos”.

En Los hijos de Hitler se aborda el delicado equilibrio que han alcanzado algunos de ellos para calibrar la natural admiración de cualquier niño por sus padres y la innata repulsión por los crímenes que cometieron.

A Niklas, Monika y otros protagonistas del documental, la vergüenza y el horror los arrastran a renegar de sus orígenes, aunque se debaten en una contradictoria lucha de sentimientos. “¿Dónde queda el amor por los padres si uno es sincero y si sabe realmente lo que hicieron o pensaron? ¿Es posible? ¿Dónde se pone el límite?”, afirma con dolor la sobrina nieta de Himmler.

Algunos de estos descendientes de los criminales del nacionalsocialismo se han enfrentado a su infierno privado y han querido redimir sus culpas, pidiendo perdón por los horrores que cometieron sus familiares, a los parientes de las víctimas del Holocausto.

Mirá a continuación el documental.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|23:53
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|23:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016