Diego Uma: "Babasónicos prefiere vivir del recuerdo antes que hacer un disco horrible"

El guitarrista de Babasónicos habló con MDZ Online de su nuevo disco y de su visita a la provincia. “Mendoza fue el primer lugar donde el fanatismo era tipo beatlemanía”.

Diego Uma Rodríguez, el menor de los Babasónicos (y hermano de Adrián) pasó de percusionista a ser el multiinstrumentista de la banda. Diego está entusiasmado. No es porque su banda terminó los ensayos para su presentación en el Malvinas Argentinas de Buenos Aires. No. El motivo por el cual se lo escucha tan feliz es por su vuelta a Mendoza después de varios años. “Estamos súper contentos de volver al Bustelo. Venimos de una gira de un mes por México, así que estamos muy afilados para tocar”, dice.

¿En Mendoza van a presentar el mismo show que vienen haciendo?

Llevamos el mismo espectáculo que hicimos el sábado pasado en Buenos Aires, excepto algunas cosas de la puesta de luces, pero la lista de temas es muy similar.  Somos una de las pocas bandas del país casi netamente federales. Somos un grupo que toca hace mucho por el interior y nos gusta mucho tocar en otras provincias. Por suerte ahora vamos a poder volver a Mendoza y recién el año que viene largamos con la gira nacional. Estuvimos muchos años sin ir a Mendoza, porque viste que hubo un tiempo donde el rock en Mendoza estaba como prohibido. Pasaron como 10 años hasta que pudimos volver, y siempre los recordamos con mucho cariño. Mendoza fue el primer lugar donde el fanatismo era tipo “beatlemanía”, fue la primera vez que nos pusieron “un seguridad”, nunca más volvimos a tener seguridad en la vida. Pero recuerdo del 94 al 98 que, mamita, era increíble viajar a Mendoza. Un año hicimos dos fechas en Forum y fue de los mejores shows que hicimos durante mucho tiempo.  

Ya son más de 20 años de carrera y 11 discos de estudio.  ¿Cómo fue la grabación del último disco, Romantisísmico?

El disco tuvo una etapa de composición mucho más larga que otros discos. En vez de tardarnos entre dos a tres meses, el tiempo normal que pasamos grabando un disco, esta vez hicimos tres etapas compositivas. En la primera etapa grabamos unos demos, los analizamos y fuimos descartando, volvimos hacer una segunda grabación, volvimos a descartar, y recién en la tercera logramos mejorar mucho la calidad compositiva. Lo que pasa es que en la banda somos todos compositores, y todos fueron aportando sus ideas en la sala de ensayo, y terminó siendo un disco más de banda.

Siempre un disco nuevo trae algo nuevo. Una sensación de comenzar y recomenzar. Pero con Babasónicos me pasa que siento una especie de estado de gracia permanente. ¿Vos cómo lo vez?

Para lograr esa especie de gracia permanente, nosotros nos esforzamos mucho. Nuestra idea es no sacar un disco que sea mejor que el anterior. Sino que nos sorprende, preferimos vivir del recuerdo y ser patéticos antes que hacer un disco horrible. Sí, podríamos sacar un disco experimental, pero lo veríamos como un retroceso, porque ya tuvimos discos así. Creo que para flashearla, ser psicodélicos y tener onda, nos gusta hacerlo en el disco. Para ser experimentales, rebuscados, oscuros, nos gusta hacerlo en los lados B. Pero siempre en la carrera de los discos intentamos superarnos, ser lo mejor que se pueda escuchar, y creo que con el tema La lanza logramos eso, un estado de gracia, una frescura nueva. Lo único que queremos, y por lo que trabajamos, es para que la calidad no baje y que el vuelo creativo tampoco, eso es lo que intenta Babasónicos. Y además, como somos muy autorreferenciales, no somos una filial de una banda extranjera, nos preocupa mucho no tener reminiscencias nuestras fuertes, no repetir un mismo riff de guitarra, y eso nos cuesta psiquis, nos cuesta físico al estar horas y horas tratando de sacar lo mejor.


Cuando graban un disco nuevo, ¿piensan en las posibilidades de interpretarlo igual en vivo? 

Después de hacer Miami, un disco muy loco porque nuca lo ensayamos, solo fuimos al estudio y grabamos un tema detrás del otro y terminamos con 19 canciones que parecen de personas que se juntaron hacerlas y en realidad nunca nos juntamos. Para Jessico, fue cambiar la forma de producir el disco, es decir, la idea era que la banda sonara de principio a fin como sonaría en vivo, tratar de no regrabar mucho. Pero en este disco no nos importó nada, en Romantisísmico hicimos lo que teníamos ganas de hacer, grabamos las canciones que queríamos grabar y después nos enfrentaremos al triste momento de pensar cómo interpretar esto en vivo.  Obvio que hay canciones más difíciles que otras de llevarlas al vivo. La lanza, por ejemplo, nos llevó un poco más de preparación porque algunos de nosotros tocamos varios instrumentos, pero en Burócratas del amor, en Humo, yo grabé todas las guitarras por separado con diferentes sonidos, entonces hay que emparejar eso y lograrlo, pero se van a dar cuenta cuando lo escuchen en vivo, la canción suena igual. Hay dos o tres canciones que nos cuestan llevarlas al vivo. Es muy difícil tocar en vivo, hacer un disco es mucho más fácil porque en el disco te salva la edición, el sonido, el productor, pero en el vivo no hay con qué darle, si después del “uno, dos, tres, cua” no entran todos juntos, termina siendo una debacle. En nuestro caso, al tocar tantos años juntos, conocemos los errores de los otros y cada uno conoce sus propios errores. Hay veces en que nos acomodamos en vivo. Imaginate que tenemos más de 2.000 shows, nos tiran al escenario y como caemos podemos tocar.

Muchas canciones de Babasónicos están protagonizadas por personajes. ¿Esto tiene que ver con la vinculación familiar con los libros que tienen ustedes a partir de los puestos de revistas de tus abuelos?

Cuando era chico decía que mi papá era periodista, porque vendía periódicos, no quería decir que era diarero. Todos somos muy fans de la literatura. Estamos muy agradecidos de lo que nos da en nuestro propio imaginario. Cuando Adrián (Dárgelos) usa los personajes, lo hace porque es muy agotable escribir sobre la vida de uno. Uno no puede vivir tantas vidas. Eso le da a Babasónicos una infinita cantidad de historias para contar y musicalizar. Creo que eso es el punto más importante que tenemos nosotros con respecto a las letras. Lo mejor es poder abordar miles de historias y eso hace que podamos tener 11 discos. Me parece que Adrián, mediante los personajes y las vidas que inventa, logra ser una fuente inagotable de letras. En este disco, lo que más cambió de él (Dárgelos), es que en sus letras aparece una primera persona que no estaba presente en otros trabajos. Antes era una tercera persona que contaba una historia, en este caso, son primeras personas que están viviendo la historia, se dan cuenta de algo, como una revelación. Este disco está lleno de estamentos, de manifiestos de alguien que tuvo una revelación y quiere comunicarla.


¿Puede ser que esa revelación, ese cambio, sea a partir de la llegada de su primer hijo?

No creo. En el caso nuestro somos muy poco obvios para esas situaciones. Creemos que nuestra vida personal no tiene ningún encanto, es igual a la de cualquier otro. Entonces, cantarles a esas cosas es como algo muy obvio. Es como las canciones de protestas panfletarias, es algo que no va con nosotros.

 Ustedes fueron una de las primeras bandas en el país en comenzar a vender sus discos digitalmente. ¿Desde qué lugar se relacionan con estas nuevas estrategias de venta?

Nosotros desde el principio utilizamos al sistema para nuestro provecho. Somos una banda a la que el sistema siempre favoreció, nunca nos empeoró. Jamás una compañía nos dijo qué disco teníamos que hacer; nos daban la plata, hacíamos el disco y se los entregábamos. Y utilizamos toda la industria a favor nuestro. Hay ciertas bandas a las que no les sirve esta estrategia, o no les gusta. Entonces optan por un camino más independiente. Nuestra experiencia con la venta digital es muy positiva. Llegamos a un montón de países al mismo tiempo. Esa es la facilidad que te da la venta digital. Nos hace mucho más rápido y sencillo llegar a las manos de las personas que escuchan Babasónicos. En cambio el disco tarda un montón, gasta petróleo, hay que imprimirlo, etc. Más allá de que no es ecológico, a nosotros no nos sirve. Igualmente, cualquier forma de venta de música es óptima antes que la piratería. Pero la verdad es que tampoco estamos en contra de eso, siempre es preferible que te escuchen a que no te escuchen. A nosotros nos interesa que nos vean en vivo, que es algo que sí no se puede duplicar, más que defender a rajatabla la industria.


         

Opiniones (2)
14 de diciembre de 2017 | 08:21
3
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 08:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Felicitaciones Gonzalo excelente nota . No es una banda de mis preferidas pero la nota es muy interesante
    2
  2. Será entonces del recuerdo de buenos músicos (o sea otras bandas) o del recuerdo de lo que nunca grabaron porque todo lo que ha hecho Babasónicos es ¡¡¡HORRIBLE!!!
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho