Descubren estrellas "cayendo" en agujeros negros

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias lograron detectar la acticidad de agujeros negros en un sistema binario.

Un equipo de científicos del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) pudo observar la veloz “caída” de dos estrellas en sus agujeros negros, con los que formaban sendos sistemas binarios. Según han explicado los expertos, en este tipo de 'parejas', la estrella gira sobre el agujero negro atrapado en su campo gravitatorio. De esta manera él va extrayendo material de ella hasta que lentamente acaba por engullirla.

Los investigadores Jonay González-Hernández, Rafael Rebolo y Jorge Casares han comprobado en dos de estos sistemas, que las estrellas estudiadas están 'cayendo' en los agujeros negros sobre los que orbitan y han descubierto, según explican en un trabajo publicado en 'Monthly Notices of the Royal Astronomical Society', que lo hacen más rápido de lo que la teoría predice.

Según han podido observar los astrofísicos, a través del Gran Telescopio Canarias (GTC), cada giro de la estrella sobre el agujero, el llamado periodo orbital, acerca progresivamente a las estrellas estudiadas al 'horizonte de sucesos', el punto de no retorno a unos 20 kilómetros del agujero negro, donde acabarán siendo absorbidas.

La masa de la estrella secundaria que es capturada por el agujero negro forma una estructura con forma de disco en torno a éste denominada disco de acreción o agregación.

Los dos sistemas binarios observados son: XTE J1118+480, con un agujero negro de aproximadamente 7,5 masas solares y su estrella secundaria, de unas 0,2 masas solares, situado en el halo de la Vía Láctea; y A0620-0, que presenta un agujero negro un poco menos masivo, de 6,6 masas  solares, con una estrella secundaria de unas 0,4 masas solares, y se encuentra localizado en la dirección en el cielo correspondiente a la constelación de Monoceros.

Ambos tienen periodos orbitales distintos. En el primero, la estrella tarda 4,1 horas en realizar un giro sobre el centro de masas del sistema, a una velocidad de 765 kilómetros por segundo. En el segundo, la estrella viaja a una velocidad orbital de 560 kilómetros por segundo, con lo que tarda 7,75 horas en realizar cada giro.

González-Hernández ha explicado que, "dada la similitud de ambos sistemas binarios, es interesante entenderlos como dos fases de una misma secuencia evolutiva". "El sistema de periodo orbital más corto se acerca a mayor velocidad y, en dicha secuencia, la estrella, a medida que se acerca al agujero negro, lo hace cada vez más deprisa", ha apuntado.

"Por tanto, la caída de las estrellas sobre sus respectivos agujeros negros no solo se produce más rápidamente de lo esperado, sino que además la velocidad de caída quizás sea acelerada, lo que implicaría que los tiempos de vida de estos sistemas son realmente cortos a escala astronómica, de unas decenas de millones de años, mucho menores de lo que se creía", ha añadido el investigador español.

En su origen, estos sistemas binarios están compuestos por una estrella secundaria de tipo solar y una estrella primaria mucho más masiva que el Sol (con más de ocho o diez masas solares), que evoluciona rápidamente y acaba explotando como una supernova. Esta supernova es la que da lugar al agujero negro.

Fuente: http://www.europapress.es

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|05:30
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|05:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic