Abrir el paraguas

Nuestra especialista repasa el significado de varias frases que usamos a menudo pero de las cuales sólo intuimos el significado.

En esta tierra mendocina, donde las lluvias escasean, escuchamos muchas veces la expresión “abrir el paraguas” y no referida precisamente al fenómeno climático. ¿Cuál es el significado? En primer lugar, debemos decir que la expresión completa es “abrir el paraguas antes de que llueva”; su valor es indicar precaución ante una situación que pueda implicar algún riesgo. La metáfora se basa en la costumbre de utilizar el paraguas, abriéndolo, cuando llueve, a fin de no mojarse. Traslaticiamente, la persona se defiende de algo desagradable que puede suceder, con argumentos o explicaciones previas: así escuchamos ““Hay que abrir el paraguas y estar preparados para lo que pueda pasar” o “Como sabés que van a perder, ya estás abriendo el paraguas”.

Del valor de esta expresión, dan cuenta los diccionarios académicos; así el Diccionario fraseológico del habla argentina, de Barcia-Pauer, registra la expresión ‘abrir el paraguas’, como locución verbal coloquial, con el significado de “dar explicaciones antes de que estas sean pedidas a modo de evitar o disminuir críticas o enojos”. También, “tomar precauciones anticipándose a los hechos; prevenir”. Además, registra la forma ‘abrir el paraguas antes de que llueva’ con el mismo valor de ‘abrir el paraguas’. El Diccionario de americanismos, bajo la entrada ‘abrir’, registra la expresión ‘abrir el paraguas’, con tres acepciones: la primera es  “aguantar muchos insultos y reproches”; la segunda, “prepararse para oír algo desagradable” y la tercera, “defenderse de ataques indirectos”.

También, el Diccionario integral del español de la Argentina, bajo la entrada ‘abrir’, registra las formas ‘abrir el paraguas’ y ‘abrir el paraguas antes de que llueva’, como formas coloquiales, con el significado de “tomar precauciones; dar excusas por algo antes de que suceda”.

Hay otra expresión, casi desconocida hoy en el ámbito ciudadano, sobre todo juvenil: “¡Vuelta la mula al mal!” ¿Cuál es su valor? Se usa esta expresión cuando alguien insiste en repetir lo que ya había dicho o, cuando habiendo entendido aparentemente algo, al cabo de un tiempo, vuelve sobre lo mismo. Se trata de una metáfora animal, al referirse al empecinamiento y tozudez característicos de la mula y atribuirlos al accionar humano.  Hay una variante registrada por el Fraseológico ya nombrado: ‘volvedor como chancho pa’ l maizal’, que consigna como locución adjetiva rural, con el significado de “que regresa a lo mismo”.

Y hablando de animales, ¿qué queremos marcar al afirmar que “volvemos con el caballo cansado?” Indica que el regreso de alguien se ha producido con arrepentimiento o convencido de algo. También en este caso es una metáfora animal pues se equipara el accionar humano al del equino que hace tracción a sangre y que termina agotado su jornada de labor. Los diccionarios académicos no dan cuenta de esta forma; sí, en cambio, Rogé la menciona y equipara a  la  forma ‘volver con la cola entre las piernas’, que alude a la persona amilanada, acongojada, humillada, compungida.

A veces, la tristeza y la falta de recursos al regresar al lugar de origen se marca con la frase ‘con una mano atrás y otra adelante’. Nos encontramos aquí con una figura de extrema indigencia, al no tener la persona recurso alguno, ni siquiera  algo con que taparse la desnudez. El vocablo ‘mano’ es polisémico e integra una serie de locuciones, algunas para indicar pobreza o riqueza, como ‘a manos llenas’, ‘dejado de la mano de Dios’. En el Diccionario integral que ya mencionamos figura el ejemplo “Llegué con una mano atrás y otra adelante, no tenía ni para comprar leche”. Todos los diccionarios académicos dan cuenta de esta forma: así, el Integral, bajo la entrada ‘mano’, consigna la expresión ‘con una mano atrás y otra adelante’, como forma coloquial, con el significado de “en medio de una situación de extrema pobreza”. El de la Academia española, bajo la entrada ‘mano’, registra las locuciones ‘con una mano atrás y otra delante’ y ‘con una mano delante y otra atrás’, como locuciones adverbiales, con el significado de “con pobreza o miseria”. Por fin,  el Diccionario de americanismos,  registra la expresión ‘con las manos puras’, como locución adverbial, con el significado de “sin tener recursos económicos o instrumentos adecuados”.

Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|01:34
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|01:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sra Ramallo, Ud sabe que sigo su columna y que no dejo pasar ni una sola de ellas sin leerla atentamente ya que las encuentro muy útiles e interesantes. Esta vez, con todo respeto, me permito señalarle lo que considero un error: La expresión: ?¡Vuelta la mula al mal!? no tiene mucho sentido. Como la he oído muchas veces en el campo es: ?¡Vuelta la mula al máiz!?, acentuando el sustantivo de esa particular manera, como es habitual en el habla de los paisanos mendocinos. Los mulares, y todos los yeguarizos, gustan muchísimo del grano de maíz. Particularmente, las mulas suelen ser muy obstinadas además y si "se meten en el máiz", como dicen en el campo, el daño que hacen es enorme; lo que pudieren comer resulta insignificante comparado con el desperdicio que producen por el pisoteo de las plantas. Hay que correr la mula del maizal, pero, dada su gran obstinación, vuelve cada vez que puede y de allí la expresión para señalar cualquier tipo de empecinamiento o de insistir en hablar de un mismo tema. "Volvedor como chancho pa'l maizal" es, efectivamente, una expresión equivalente. Saludos
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic