Un historiador que quiere revolucionar la industria del vino

Pablo Lacoste presenta esta noche su nuevo libro y promete un replanteo del mercado y la revalorización del producto.

El historiador Pablo Lacoste presentaba esta noche en Mendoza su nuevo libro, Vinos de Capa y Espada (editorial Antucura), que ya fue presentado en Tecnópolis el mes pasado.

En diálogo con MDZ Online, Lacoste sostuvo que quienes asistan tendrán algunas sorpresas. “Va a ser difícil, si hay un mendocino allí, que no se emocione”, indicó el historiador, y agregó: “¿Se ha dado cuenta cómo mira su mejor amigo a la madre? ¿La mira con los mismos ojos con los cuales observa a otra mujer? ¿No advierte una ternura especial, un amor enorme y diferente en esa mirada? Eso es así porque su amigo está unido a esa mujer por una larga historia. Lo que explica esas emociones, es la historia compartida, que esa persona sabe. En el caso de los pueblos, la historia es más larga, y a veces se puede olvidar en parte. Pero para eso sirven los historiadores, que la reconstruyen y la traen de vuelta. A partir del momento en que recuperamos esa historia, comenzamos a mirar a Mendoza y al vino, de otra manera. Con unos ojos muy parecidos a los de su amigo contemplando a su madre”.

Para Lacoste, el vino es un producto complejo que posee una dimensión natural, dada por la naturaleza, y otra cultural, dada por el hombre, “y la naturaleza del hombre es su historia”, sostiene. De esta manera, mientras que el enólogo se ocupa de la parte natural, el historiador se encarga de la parte cultural, “y para desarrollar el valor del vino se necesita tanto al enólogo como al historiador”.  “Por eso, vamos a plantear algunas ideas que a muchos pueden hacer reflexionar sobre la identidad de Mendoza y sus vinos y su proyección internacional”, desafía Lacoste.

Con esto, el historiador está intentando arrojar el guante para ver quién se anima al desafío, y para ponerle pimienta a la cosa sostiene: “En Europa tienen muy claro que la dimensión cultural de un producto forma parte importante de su valor de mercado. Eso ayuda a obtener mayor rentabilidad y permitir el arraigo de la gente a su tierra, eso mitiga la tendencia a la migración del campo a la ciudad. Por eso, Europa ha logrado evitar las megalópolis que se ven en América Latina. Ni en Italia ni en España ni en varios otros países existen ciudades que reúnan más del ocho o diez por ciento de la población nacional. Esto contrasta con nuestros países latinoamericanos, donde las capitales pueden tener hasta el 30 por ciento de la población”.

Entonces surge una pregunta: ¿Estamos en Argentina desaprovechando el capital cultural e histórico? “De eso se trata, justamente”, insiste Lacoste: “Muchos creen que el historiador es una persona que cultiva un oficio anecdótico. Y, en realidad, es el encargado de potenciar el patrimonio nacional, la identidad de sus productos. De allí la necesidad urgente de tocar una campana y explicar la relevancia estratégica de la tarea del Archivo Histórico y del oficio del historiador.  La industria tiene que comprender que tiene allí a sus mejores aliados, sus mejores socios para potenciar el valor de sus productos”.

Y también apuesta a una revalorización del vino que se produce en estas tierras. “Los vinos del Nuevo Mundo, particularmente de Argentina, Chile y Australia, juegan en el mercado mundial en torno al segmento de precio de  tres euros la botella. La rentabilidad está en el límite, y cuando se altera el tipo de cambio, con frecuencia no pueden sostenerse y deben cerrar las exportaciones. Hay que dar el salto, y comenzar a competir en segmentos más altos, arriba de los 10 euros, y acercarse lo más posible a los 20 euros la botella, como los vinos de Burdeos, Rioja o Rivera del Duero”.

Lacoste avisa que no se trata sólo de la presentación de un libro, sino que pretende ir más allá, al replanteo del mercado y, especialmente, a la revalorización del producto.

Opiniones (2)
30 de Mayo de 2017|05:06
3
ERROR
30 de Mayo de 2017|05:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Excelente profesional y persona Pablo. Son las personas que expulsamos del sistema educativo, de los centros de investigaciones y que en el exterior son recibidos como próceres.
    2
  2. " ?y para desarrollar el valor del vino se necesita tanto al enólogo como al historiador? - "..Lacoste avisa que no se trata sólo de la presentación de un libro, sino que pretende ir más allá, al replanteo del mercado y, especialmente, a la revalorización del producto..." Estás bregando por que te contrate alguna bodega?... Qué sanata, ché: Andáaaaa!
    1
En Imágenes
Las mejores fotos de viajes de National Geographic 2017
25 de Mayo de 2017
Las mejores fotos de viajes de National Geographic 2017